A cien años de Gaspar Octavio Hernández

0
37
Gaspar Octavio Hernández.

Alberto Velásquez Morales
Periodista

El próximo mes de noviembre se cumplirán cien años de la desaparición física del periodista, pensador y escritor Gaspar Octavio Hernández.

Para quienes tenemos varios años en el oficio del periodismo, esta figura ejemplar constituye un ícono indiscutible de lo que significa ejercer el periodismo a profundidad y con nobleza de espíritu patriótico.

Siempre hemos reconocido en la figura de Gaspar Octavio Hernández el simbolismo de una profesión que tiene en el seno de cualquier sociedad un valor incalculable, una misión determinante en la conducta de los pueblos.

Cuando Gaspar Octavio Hernández profesaba el periodismo, en compañía de grandes valores de su época, entre ellos zapadores de nuestra incipiente República, lo hacía con la firme convicción de que el futuro de nuestro país se enmarcaba por senderos de paz y prosperidad, pero sobre todo soberano de las presiones de los poderosos. Su prosa periodística, al igual que sus producciones literarias, así lo señalaban.

Sus editoriales se caracterizaron por la ponderación a los propósitos de paz de los dirigentes de algunas naciones, ya que durante sus últimos meses de vida terminaba la Primera Guerra Mundial y se firmaría un armisticio.

Gaspar Octavio Hernández, como editorialista de La Estrella de Panamá, cimentaba el amor a la patria, al igual que lo hacía como bardo del arrabal y cuando participaba como brillante orador.

Su último editorial, escrito a punto de morir, constituye una demostración indiscutible de que el autor de “Ego Sum” y “Canto a la bandera” fue siempre un apasionado de su patria istmeña. No hay duda alguna.

El bardo solía decir a algunos comerciantes de la capital: “Cometen la imperdonable grosería de no colocar la bandera nacional entre las diferentes banderas que adornan el frente de sus almacenes y kioscos los días de fiestas patrias”. “Una descortesía tan burda”.

Es parte de lo último que escribió. Por ello, y por todo su patriotismo, unido a su prolífica producción intelectual, los periodistas de siempre, como nosotros, y los que ahora ejercen, le deben a Gaspar Octavio Hernández una reverencia, más allá del periodismo, como cantor del alma de la patria y de nuestra bandera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here