Momentos duros y decisivos de la política

0
20
Enrique Dussel, humanista y filósofo de origen argentino,

Por Abdiel Rodríguez Reyes
Docente universitario

Los planteamientos sustentados en este artículo son para abrir el debate sobre horizontes políticos alternativos. Ello se hace desde la Filosofía política de Enrique Dussel, nombrado recientemente miembro de la Academia Americana de Artes y Ciencias. Los momentos son tres: crítico, creativo y propositivo.

Cuando se empieza a debatir sobre cambios, en el mejor de los casos, se percibe una tendencia a permanecer en el primer momento. Hay que tener en cuenta la imposibilidad de los cambios si se mantiene la misma comunidad, con una misma racionalidad. Para la realización de los cambios, se necesitan nuevos sujetos, una nueva comunidad con una racionalidad crítica, la cual se concreta poco a poco, discretamente, como lo realiza el topo bajo tierra. De lo contrario, se cambia para quedar en lo mismo, como suele ocurrir.

En las actuales condiciones, es posible plantear los tres momentos. No están de forma lineal en Dussel, pero están en toda su obra de madurez, tanto en la Ética como la Política.

El primer momento es en el que se critica al sistema vigente, sus instituciones y dispositivos (la necropolítica, como diría Achille Mbembe). Este es el momento de criticar las contradicciones y evidenciarlas. En ese momento, el sujeto sufriente de las vejaciones del sistema tiene que tomar conciencia. El grito del dolor y de la protesta es una muestra. Cuando el sistema no le proporciona sus servicios básicos: agua potable, servicios públicos, seguridad social, entre otros.

El momento creativo va más allá del crítico. Ya no sólo es la deconstrucción del sistema vigente opresor y depredador del ecosistema. Como dice Dussel, “ya no bastan las interpretaciones” (ver 14 tesis de ética. Hacia la esencia del pensamiento crítico); ya lo había dicho Marx en sus tesis sobre Feuerbach. Para “una transformación efectiva de las instituciones”, se necesita creatividad. Ya no sólo se requiere ser creativo para protestar, sino también para “diseñar” (aquí es importante el libro de Arturo Escobar, Autonomía y diseño. La realización de lo comunal), creativamente lo alternativo. El paso de la crítica (primer momento) a la creación (segundo momento) es la “obligación de realizar […] de crear, de dar existencia empírica a las instituciones del nuevo orden”. La pregunta es cómo hacerlo. No hay respuestas inmediatas. Dussel plantea: “la creación de lo nuevo se va concretando en el lento proceso de tiempos de transición”. ¿Acaso no hablan los politólogos del agotamiento del sistema de partidos, en el que falta un nuevo “pacto”? Para ser transformador, tiene que pasar por “el consenso comunitario”.

El tercer momento es el propositivo. Es fundamental. De la creación y el diseño de lo nuevo, hay que pasar a lo empíricamente posible. Para ello, es necesario y fundamental lo propositivo, que emerge al calor de las contradicciones y la experiencia misma del movimiento transformador que toma conciencia. Si no somos propositivos, los dos primeros momentos se difuminan en el aire.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here