42 aniversarios de la caída en combate Carlos Fonseca Amador

0
43

42 aniversarios de la caída en combate Carlos Fonseca Amador

Nos conocimos tan profundamente que cada vez que mataban a un combatiente de Ustedes yo sentía como se desprendía una parte de mi alma (Omar Torrijos Herrera)

Redación de Bayano digital

La coordinadora de Solidaridad de Panamá con Nicaragua organizó un Conversatorio en Memoria de Carlos Fonseca Amador, en el 42 aniversarios de su caída en combate contra la dictadura somocista.

Ronaldo Ortiz en representación de FRENADESO

Ronaldo Ortiz, dirigente del FRENADESO, dio la bienvenida al cuerpo diplomático y a los dirigentes del movimiento popular a la “Casa del SUNTRACS”.

El Comandante Carlos Fonseca Amador nos convoca en este acto para conmemorar su victoria revolucionaria contra la dictadura somocista y a la vez favorecer un espacio de unidad del movimiento popular en Panamá en torno a su instrumento político, el Frente Amplio por la Democracia, que hoy les da la bienvenida.

Germán J. Van de Velde

Germán J. Van de Velde, realizó un recorrido por la vida y obra del fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional y dijo:

Desde muy joven, el Comandante Carlos Fonseca tomó la decisión de entregar energías y su tiempo para luchar por un cambio revolucionario en Nicaragua, donde el pueblo tuviera participación de la distribución de la riqueza y, sobre todo, acceso a la educación. En base a esto último, debo remarcar su frase célebre “¡y enséñeles a leer…!”; frase utilizada cuando instruía a campesinos en prácticas guerrilleras en el Norte de Nicaragua.

La lucha revolucionaria fue el objetivo de su vida. Con pasión, inteligencia y dedicación, cumplió la tarea que él mismo se había impuesto: “Luchador revolucionario de tiempo completo, hasta ofrendar su vida por ese ideal.”

Cecilio Simon, en representación del Colectivo Bayano destacó que “Este acto en homenaje a Carlos Fonseca Amador, contribuye a la construcción de espacios de concertación del movimiento popular panameño”.  Panamá ofreció su anfictionía para la Unidad del Frente Sandinista de Liberación Nacional y hoy Nicaragua nos hermana para que el movimiento popular identifique objetivos comunes.

Con la participación de Dirigentes del Movimiento Popular y el cuerpo diplomático, Panamá conmemora los 42 años de caída en Combate de Carlos Fonseca Amador.

Simon nos recuerda que Fonseca Amador denunció la intervención del imperialismo norteamericano en Nicaragua, desde mediados del Siglo XIX.

El imperialismo estadounidense se ha propuesto disponer a su antojo de la posición geográfica Nicaragua, convertirla en mera pieza de su engranaje estratégico, y controlar el potencial que ofrece el país para la construcción de la vía interoceánica.

Además de la doctrina Monroe, el intervencionismo norteamericano en Nicaragua (y el Caribe) se sustenta en doctrina del poder Naval de los Estados Unidos, desarrollada por el Vicealmirante Alfred Mahan en múltiples estudios elaborados en la Escuela de Guerra Naval de la cual fue profesor desde 1883. Mahan sustenta que “la misión principal del Poder Naval es mantener libres las líneas de comunicaciones marítimas y comerciales a la navegación propia, e impedir su utilización por parte del adversario”.

Alfred Mahan. El presidente Theodore Roosevelt lo llamó una de las influencias más grandes y útiles en la vida estadounidense.

Para Mahan las posiciones permanentes seguras (bases militares), constituyen la sustentación del Poder Naval en el mar, ya que permite su control y el de la marina enemiga. Por tanto, debe tenderse a la adquisición gradual (mediante compra o conquista) de tales bases.

Las ideas de Mahan marcaron el calendario de anexión de Hawai, la conquista de Filipinas y las intervenciones armadas en Haití, Cuba, República Dominicana, Grenada, Venezuela, Panamá y Nicaragua.

La doctrina Mahan está presente en la coyuntura actual. Estados Unidos considera que China, declarado su enemigo, ocupa, con la ruta de la seda y los planes para construir del canal por Nicaragua, “sus líneas de comunicaciones marítimas y comerciales” en el Caribe, considerado una vital plaza de armas de los Estados Unidos.

Cecilio Simon en representación del Colectivo Bayano

Para asentar su poder imperial en Nicaragua, Estados Unidos promovió entre abril y julio del presente año, un cruento golpe de Estado contra el gobierno legítimo del Presidente Daniel Ortega. Más de 190 Fonseca Amador fueron asesinados por los terroristas entrenados por las ONGs (refinadas escuela de crimen) financiadas por la USAID.  Los llamados “auto convocados” asesinaron, torturaron y quemaron a los sandinistas con la misma vesania empleada por los marines estadounidenses y la Guardia Nacional contra los campesinos durante la insurrección del General Sandino. Fonseca Amador nos recuerda:

“La impotencia del invasor por aniquilar a los heróicos guerrilleros se convertía en crueles represalias contra los pobladores indefensos. Niños de pocos años eran lanzados al aire para que cayeran ensartados en las afiladas bayonetas de los soldados yanquis; estas bestias tomaban de ambas piernas a niños campesinos hasta abrirlos y descuartizarlos.

“Bombardeos de aldeas, degollamientos de niños, violación de mujeres, incendios de chozas con campesinos en su interior, la mutilación como tortura, esas fueron las asignaturas que los profesores norteamericanos de civilización impartieron a la GN en el período de la resistencia guerrillera (1927-1932) que encabezó Augusto César Sandino”.

En homenaje al comandante Carlos Fonseca Amador y a todos los sandinistas caídos en combante durante la lucha de liberación nacional: Cecilio Simon cita el discurso pronunciado el 18 de agosto de  1979 en la Plaza de la Revolución en Managua por Omar Torrijos Herrera:

Nos tratamos tan intimidante en la clandestinidad, cuando nuestra amistad era clandestina, porque es increíble que clandestinamente hay que defender la libertad de un pueblo, eso es increíble pero cierto.  Nos conocimos tan profundamente que cada vez que mataban a un combatiente de Ustedes yo sentía como se desprendía una parte de mi alma.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here