Políticas, tratados y contratos nefastos

0
130
Productores panameños son crucificados por los TLC's.

Por Jairo H. Pertuz S.
Periodista y analista internacional

La humanidad ha venido debatiéndose en una lucha desigual de clases, grupos e ideologías en las cuales se ha impuesto un poder político en contubernio con otro económico, cada vez más extremistas, distanciados de la realidad social que soportan las mayorías silenciadas de pueblos del globo terráqueo.

Durante varios siglos, esas mayorías han sido explotadas, engañadas, sometidas y domésticas con singulares y sangrientos métodos de opresión, imposiciones y chantaje con un componente que les es común: la corrupción.

Así vemos como la evolución trajo de la mano fenómenos impuestos con engaños de las supuestas ”civilizaciones”, cuyos fines han sido, y son, el dominio unipolar y el beneficio de grupos sociales y de países.

Han sido manipulados los mecanismos del desarrollo humano para crear una especie de espejismo como el ”crecimiento económico” que, al final, queda en pocas manos y pocos países. Han venido creándose prácticas y mecanismos para usurpar derechos a través de instituciones nacionales e internacionales, como también absurdas e inmorales medidas internacionales unilaterales que se imponen por medio de las armas o contubernios, asociaciones y respaldo de pequeños grupos en detrimento de las mayorías.

La historia, testigo silencioso que muchas veces se oculta o tergiversa, nos demuestra, cómo mayorías son víctimas de imposiciones absurdas, engañosas, arbitrarias y hasta criminales. Así vemos cómo algunas potencias no respetan las Resoluciones de la ONU, que son de obligatorio cumplimiento moral y de política internacional.

Vemos como se imponen contratos leoninos entre empresas internacionales y Estados pequeños, indefensos, también penetrados por mandatarios y funcionarios públicos corruptos, como se demostró en la aprobación del «Contrato» minero panameño. Otra lacra del comercio exterior lo constituyen los mal llamados TLC y TPC, causantes, en gran medida, de las migraciones en países latinoamericanos, por las consecuencias acuerdos, como el TPC, firmados por pésimos funcionarios panameños con los Estados Unidos. Ese Tratado, próximo a entrar en vigencia, provocará graves daños a la economía y al sector laboral del pequeño país centroamericano.

Todo esto subyace en un fondo negro y criminal de las Relaciones Internacionales.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí