Pelosi, imprudencias imperdonables

0
153
Nancy Pelosi en Taiwán. Foto de la Agencia EFE.

Por Jairo Pertuz
Analista Internacional

Nuevamente, y muy lejos de sus fronteras, Estados Unidos pone en riesgo la paz y la vida en el mundo, con la imprudente, desacertada y provocadora presencia de la señora Nancy Pelosi en la isla de Taiwán, parte del territorio de China.

Con una economía comprometida y una deuda billonaria, uno de cuyos tenedores es China, ¿cuál es la idea del país del Norte de América con sus provocaciones? Prestigiosos conocedores internacionales de las ciencias económicas globales y la geopolítica se preguntan: ¿cuál es, realmente, la idea de fondo en los tiempos actuales, con esas actuaciones?

Está comprobado que un mundo unipolar es imposible y sería lo peor que puede pasarle a la humanidad. El liderazgo que tuvo Estados Unidos pertenece al pasado, por haber sido un sistema de imposiciones, desigualdades e inequidad manejado de forma irresponsable y abusadora.

Las guerras han demostrado que son un negocio ruin que destruye todo y sega vidas inocentes y valiosas. Además, violan las leyes de Dios, por ser inmisericordes y criminales, igual que otras medidas político-económicas y financieras.

Comprendo que la señora Pelosi no arriesga mucho como persona con esa visita a Taiwán, una isla que pertenece a China. Tal vez, si tiene descendencia, sus familiares, lo mismo que los del señor Biden, no irán a los frentes de guerra. Tampoco, tal vez, les afectarán las consecuencias de sus actos, pero el pueblo estadounidense y muchos otros pueblos del mundo sí sufrirían graves afectaciones.

Actuaciones cómo esas, son las que vienen empujando a los ciudadanos de ese país a constituir un movimiento político independiente de los dos partidos obligados para votar, además que por su sistema electoral que no reconoce el voto ciudadano, sino el dictamen de una institución electoral.

Lo grave, es que las decisiones de ese solo país vienen afectando al resto de las naciones y pueblos del mundo unipolar existente. O cambian, o los cambian. Los pueblos ya están cansados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here