Varela, incompetencia y persecución

Varela no tolera las disidencias y ante las nuevas protestas anunciadas por el derribo de la emblemática Casa Wilcox y la expulsión de los residentes de La Playita, para construir una Base Aeronaval, ordenó de manera sumaria el traslado del dirigente del Frente Amplio Colonense Edgardo Voitier de su centro de trabajo en Colón hacia Guabito, en la provincia de Bocas del Toro.

0
109
Casa Wilcox, monumento del engaño

Varela, incompetencia y persecución

Por Cecilio E. Simon E.
Redacción de Bayano digital

La administración del presidente Varela pasará a la historia por incompetente y perseguidor. Basta reseñar su conducta en lo que se consideró el proyecto insignia de su administración, la renovación de Colón.

El 1 de julio de 2014, La Estrella de Panamá reseñó:

“El presidente Juan Carlos Varela, llega a la provincia de Colón para cumplir con la promesa, para la  renovación de esta ciudad.
En su discurso Varela se comprometió en restaurar la ciudad de Colón y devolverle la paz a esta provincia. Además de la construcción de 5 mil viviendas”.

La mayoría de los colonenses observaron con cauteloso entusiasmo el proyecto presidencial.  Solamente un comentario entusiasta produjo la nota de la decana:

ChomboFino  hace 5 años

“Primera vez en la historia que un presidente viaja a Colón el día de su inauguración (toma de posesión)”.

A pocos meses de la instalación del gobierno varelista, la cautela de los colonenses se transformó en protesta y la flamante renovación urbana de Colón develó los intereses económicos que la rodeaban.

El Frente Amplio Colonense ha denunciado que la demagógica renovación de Colón es un proyecto gentrificación, diseñado para expulsar a los pobres a nuevos guetos, con las pandillas incluidas, en tanto se destruye la infraestructura urbana y los monumentos históricos para crear espacios inmobiliarios de alta renta en los que no tienen cabida los colonenses, incluso profesionales con ingresos de  renta media.

En Colón, la incompetencia de Varela en administrar al Estado responde a un diseño gubernamental rodeado de los intereses económicos particulares.  Ello provocó las primeras protestas populares y empresariales que subieron de intensidad hasta devenir en una huelga en toda la provincia. Hoy, a menos de tres meses de finalizado el  gobierno, las protestas continúan y se ha desatado la persecución de los dirigentes del movimiento popular.

Varela no tolera las disidencias y ante las nuevas protestas anunciadas por el derribo de la emblemática Casa Wilcox y la expulsión de los residentes de La Playita, para construir una Base Aeronaval, ordenó de manera sumaria el traslado del dirigente del Frente Amplio Colonense Edgardo Voitier de su centro de trabajo en Colón hacia Guabito, en la provincia de Bocas del Toro.

Los engaños trazan sus límites en Colón.  Sin duda, no será el ambiente electoral que vive el país lo que detendrá a ese valiente y aguerrido pueblo en la marcha para la recuperación de sus derechos vulnerados.  Seguramente, ChomboFino también estará en las protestas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here