Panamá consigo mismo, se multiplican los foros

Repensar Panamá, Cuidemos a Panamá, Foro Social de Panamá, son algunos de ellos.

0
191
GUILLERMO CASTRO HERRERA

Guillermo Castro H.
Sociólogo

Se multiplican los foros

Este país dialoga hoy como no lo había hecho en mucho, mucho tiempo. Surgen grupos de debate con nombres y orientaciones diversos – Repensar Panamá, Cuidemos a Panamá, Foro Social de Panamá, son algunos de ellos -, y se multiplican los foros que abordan los problemas que la vieja normalidad enmascaraba, y que la pandemia ha sacado a una luz cada vez más brillante.

De tiempo atrás padecía Panamá de una combinación de problemas en la que el conjunto impedía encontrar soluciones para las partes. Se hacía evidente que el crecimiento económico de comienzos de la segunda década del siglo se tornaba cada vez más incierto; que la inequidad persistía en lo social; que el patrimonio natural del país estaba siendo devastado, y que la institucionalidad nacida del golpe de Estado de diciembre de 1989 había ingresado en un curso de deterioro que nada parecía capaz de detener.

Achacan todos los males a la corrupción

Por su parte, políticos, medios de comunicación y un grupo de organizaciones cívicas que se decían representantes de la sociedad civil – todos a coro con las otras democracias neoliberales de la región – achacaban el origen de todos esos males a la corrupción, al deterioro del sistema judicial, y a la complicidad pasiva de la variopinta multitud de pobres y no tan pobres de la ciudad y el campo.

En lo político había un sólido consenso en culpar a cada gobierno anterior. En lo ideológico se organizaban eventos públicos con oradores invitados del calibre de Álvaro Uribe y el señor de la OEA, en los que se hacía una condena ritual del populismo. Y en lo económico se daba por entendido que cualquier cambio sería desastroso, y que entre aumentar impuestos a las grandes estructuras de acumulación o endeudar el país para atender los problemas sociales y de infraestructura, la segunda era sin duda la única opción razonable.

Priorizan lo económico sobre lo social

El deterioro general ya era visible en enero. De marzo en adelante, el impacto de la pandemia aceleró lo que la crisis económica y política venía anunciando. Dos factores han tenido especial incidencia en esto. El primero ha sido el empeño estatal de encarar la crisis sanitaria como un problema estrictamente técnico, sin entrar a considerar su dimensión social. El segundo ha sido priorizar lo económico sobre lo social, protegiendo a toda costa al sector financiero, y limitando la ayuda estatal a los sectores populares a 100 dólares al mes, cuando el propio gobierno estima en 350 el costo de la canasta básica de alimentos.

Nuestros mayores de la primera mitad del siglo pasado acostumbraban a relacionarse con sus conciudadanos a partir del sexo, edad y condición social de cada uno. La información que el Estado ofrece sobre la pandemia atiende a la edad y sexo de las víctimas, pero no a su condición social. Eso debe ser deducido de las áreas de mayor impacto de la enfermedad: barrios pobres poblados por trabajadores del sector informal – que constituyen el 47% de la fuerza de trabajo -, y por obreros y empleados asalariados.

De estas cosas tratan los diálogos que se multiplican en el país. Se empieza a entender, como lo advertía José Martí, que “en política lo real es lo que no se ve”, y se busca trascender las apariencias dominantes en la vida pública durante las últimas tres décadas.

Demanda de grandes transformaciones

El deterioro acumulado desde la década de 1980 en el sistema educativo no ayuda a caracterizar los problemas que encara el país, pero eso estimula el creciente interés en escuchar lo que tienen para aportar los profesionales de las ciencias sociales, las naturales y las Humanidades, desplazados hasta anteayer por los especialistas en autoayuda y los predicadores del credo neoliberal.

Nuestra cultura, a mucha honra, tiene una impronta conservadora en lo social, y una liberal en lo político. Eso ayuda a entender que de los diálogos no surge tanto la demanda de grandes transformaciones inmediatas, sino ante todo la exigencia de que el Estado practique lo que predica, y preste la atención debida a las necesidades de las mayorías, agravadas por medidas de cuarentena especialmente severas.

Del protectorado a la protección de la propia ciudadanía

Esto va implicando, cada vez más, demandas políticas. Una, por ejemplo, es la de que el Estado garantice y facilite el ejercicio del derecho ciudadano a la organización para la participación de todos en las cosas de todos como norma en la vida de la República. En la práctica, esto implica pasar de ser la continuidad de la República que nació con las limitaciones de un protectorado militar extranjero en 1903, a otra protegida por su propia ciudadanía.

Un himno renovado

Cambian las cosas, y cambiarán. El himno nacional de 1903 celebraba que liberales y conservadores habían logrado establecer alcanzar “por fin la victoria / en el campo feliz de la unión”, y pedían “cubrir con un velo / del pasado el calvario y la cruz”, para que alumbrara el azul del cielo patrio “de concordia la espléndida luz.”

Hoy hemos entrado a vivir de lleno circunstancias enteramente distintas, que demandan ya un himno renovado en sus tiempos verbales como en su sentido histórico. Y ese himno dirá la verdad que surge del diálogo en curso de Panamá consigo mismo: “Alcancemos por fin la victoria / en el campo feliz de la unión. / Con ardientes fulgores de gloria / se ilumine la nueva nación. / Es preciso quitar todo velo / del pasado, el calvario y la cruz / y que alumbre el azul de tu cielo / de justicia la espléndida luz.”

Alto Boquete, Panamá, 5 de agosto de 2020

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here