Panamá ante el Cambio Climático

0
74

Por Roberto González V.
Docente universitario

El viaje del presidente Laurentino Cortizo a Glasgow, Escocia, donde asiste a la 26 Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático 2021, debe servir al mandatario, a los ministros de Estado y a toda la nación para reflexionar sobre la protección de los recursos naturales y la conservación del medio ambiente.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático entró en vigor el 21 de marzo de 1994, y su objetivo es la prevención de la interferencia humana «peligrosa» en el sistema climático, buscando que no se altere la composición de la atmosfera mundial, de forma que se pueda lograr estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmosfera.

El Cambio Climático produce a largo plazo variación del clima y un aumento en las temperaturas, pero, además, fenómenos meteorológicos extremos, elevación del nivel del mar, cambios en las poblaciones y los hábitats de flora y fauna. Para el ser humano, la variabilidad y la alteración del clima causan muertes y enfermedades, olas de calor, inundaciones y sequías.

La Constitución Política de la República de Panamá, establece en el Régimen Ecológico, que el Estado tiene el deber de “garantizar que la población viva en un ambiente sano y libre de contaminación, en donde el aire, el agua y los alimentos satisfagan los requerimientos del desarrollo adecuado de la vida humana”, pero además tiene el deber de propiciar un desarrollo social y económico que prevenga la contaminación del ambiente, de manera que se evita la depredación de los bosques, a fin de impedir que el aprovechamiento de recursos naturales no renovables produzca perjuicios sociales, económicos y ambientales.

La interrogante que surge, es que si la minería metálica a cielo abierto cumple los postulados de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de 2021, o con los Artículos del Régimen Ecológico de la Constitución panameña.

Las emisiones a la atmósfera  de sustancias contaminantes provenientes de las actividades mineras, se realizan en todas las etapas de vida de una mina metálica a cielo abierto, (exploración, desarrollo, construcción, explotación, procesado del mineral y cierre), debido al constante movimiento de grandes cantidades de material. Esas sustancias pueden ser dispersadas fácilmente por el viento, como en los depósitos o pilas de desecho, o puede ser emitidas por la movilización del material extraído.

Durante los procesos industriales de la minería se producen gases de efecto invernadero, emitiendo en esa ac grandes cantidades de Óxido de Nitrógeno y de Ozono a nivel de tierra que, además del Dióxido de Carbono (CO2), son otros de los gases de efecto invernadero.

La minería metálica a cielo abierto emite diversos contaminantes que se escapan a la atmosfera, al suelo, al subsuelo y al agua. Esos contaminantes se fugan en la etapa de almacenamiento y manipulación de materiales y en procesos industriales mineros, mediante los escapes de polvo, las voladuras, los caminos asociados con el proyecto minero, las pilas, las lagunas de lixiviación, depósitos de materiales de desecho y escombros. De ese modo, los contaminantes pueden tener una variabilidad significativa que hace difícil calcular su efecto en el medio ambiente.

Los procesos de la minería a cielo abierto también influyen sobre el Cambio Climático, produciendo la deforestación la pérdida de bosques, la degradación de suelos, por contaminación y remoción de las capas de tierra, lo que a su vez repercute en el calentamiento global.

¿Cómo se puede ir a sentarse en la Cumbre del Cambio Climático y hablar o escuchar sobre la contaminación, el calentamiento global y el efecto invernadero, si en Panamá el presidente permite el establecimiento de un sector industrial minero que no sólo deteriora, sino que destruye los bosques, los ríos, la pesca, los sembradíos, la ganadería, además de entregar una gran porción de tierras a enclaves que arrasan el  entorno.

¿Es la minería metálica a cielo abierto un mal necesario en Panamá?

Hemos existido 118 años como República, sin relevancia de actividad minera. Al recibir el Canal de Panamá, se mejoró la economía nacional. Diponemos de una posición geográfica envidiable que nos permite una ventaja comparativa. Tenemos un sector comercial que puede servir de apoyo al sector agrícola y la producción industrial. Asimismo, se puede dar más relevancia al sector turístico.

No se trata de ir y sentarse en la Cumbre de Cambio cClmático, sino de gestionar y tomar decisiones que garanticen el cumplimiento de los Artículos 118 a 121 de la Constitución de Panamá. .

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here