PÁGINAS PERDIDAS

0
153
Efraín Reyes Medina. (Foto Bayano)

Efraín Reyes Medina
Director vitalicio de Bayano
Dic-2019.

Cercano está el día en que los panameños debemos celebrar el segundo bicentenario de la primera Independencia de Panamá de España. Y es doloroso que ese hecho haya sido ignorado u ocultado, tal vez intencionalmente, y hayamos preferido en cada aniversario concurrir a celebrar el llamado “GRITO DE LA VILLA” donde se le honra pleitesía a Rufina Alfaro, un ente del cual no hay constancia de su existencia real, sin embargo, con todo y eso, se le erige un monumento al cual sin falta, año tras año, va el Presidente de la República, ministros de estado, y se invita a una pléyade de notables embajadores y destacadas personalidades. También concurre a esa celebración, las bandas de los colegios e institutos y así, los estudiantes van siendo educados en el mito.

En realidad, ¿Qué sucedió en 1821? Hasta noviembre de ese año, Panamá constituía la última colonia española en América, y era gobernada por el Coronel José de Fábrega, quien hacía sentir su presencia contra la población implacablemente. Para esa época, el Presidente de la Villa de Los Santos, era Don Julián Chávez, quien agotado y hastiado de recibir los vejámenes de los españoles y sobre todo de la tropa, convoca al Ayuntamiento a su cargo y a otras personalidades de la comunidad, en donde se notó la ausencia del Cura Párroco, doctor José María Correoso, quien no asistió.

En dicha reunión, Don Julián Chávez expone los motivos del cónclave, que no es otro que declarar la independencia de Panamá de España, por las razones antes mencionadas. Don Julián denuncia la realidad que vivían de la siguiente manera: “Atentando cada español, por ridículo que sea, principalmente si tiene mando y es militar, hasta contra lo más sagrado, que se haya en todo ciudadano, que es su individuo.” No ignoraban las consecuencias que es paso les podría acarrear, ni que el jefe político y militar de la colonia iba a hacer recaer sobre ellos todo el peso de su poder. Sin embargo, la decisión estaba tomada y sabiendo a lo que se exponían, invitan a los Ayuntamientos de Alanje, Nata, Veraguas y de la Capital de Panamá.

Debemos anotar que el Presidente de Colombia se pronunció a favor de los independentistas. Valientes, patriotas y exponiendo su propia vida, declaran la Independencia y son quienes bautizan La Villa como “Libre Ciudad”. Debemos resaltar que los siete miembros del Ayuntamiento, estamparon su firma en el Acta de Independencia, siendo: Julián Chávez, Presidente; José Antonio Moreno, José María de los Ríos, José Antonio Salado, Salvador del Castillo, José Catalino Ruiz, Manuel José Hernández y Pedro Hernández, Secretario.

Una pregunta que nos hacemos es qué ocurrió entre el 10 y el 28 de noviembre de 1821, cuando el Coronel Fábrega declara la independencia. ¿Cuánto nos costó? ¿Qué le ofrecieron los complotados del 28 de noviembre? ¿Qué paso con éstos independistas y sus familias? No hay registro de qué sucedió con los que escribieron una de las páginas más brillantes de la historia de este país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here