Omar Torrijos y los trabajadores