Nos gobiernan (porque les dimos nuestro voto) y se roban nuestros impuestos.

0
161
Edgar Soberón Torchia

Edgar Soberón Torchia
Cineasta

Yo diría que los métodos de la lucha popular tienen que cambiar. Ya el cierre de las calles por los estudiantes, tuvo su hora. El sonar pailas, también. Pero que quede claro que ni el cierre de calles, ni las pailas lograron cambios sociales.

Los estudiantes de antes no cerraban calles sino que cruzaban la barrera de la Zona del Canal, sembraban banderas en la grama, izaban banderas, se enfrentaban sólo con la luz de la verdad a las tanquetas yankis y ofrendaron su vida en sacrificio.

Contrario a lo que se les ha enseñado a los jóvenes de hoy, Noriega no fue depuesto con pailas y pañuelos blancos, sino por la traición a la patria de un sector oligárquico y una clase media «wannabe» que pidió a USA la invasión.

En casa, históricamente se lograron cambios importantes por la fuerza, con el golpe de Estado. El Panamá moderno fue consecuencia de un golpe de Estado. ¿Qué nos toca ahora? Tenemos que resolver entre todos.

En un momento, ilusamente, se habló de penetrar las filas de los partidos y pelear por cargos políticos, estrategia que ha tenido pocos ejemplos notables. Sin embargo, todos hemos visto quiénes llegaron en masa a apoderarse de los cargos, qué maleantes y lúmpenes rabiblancos, «wannabes» y del pueblo nos gobiernan (porque les dimos nuestro voto) y se roban nuestros impuestos.

Yo no sé de estrategias, pero a veces creo que, si queremos un cambio radical para lo bueno, tendremos que ser como esos estudiantes que iban con sus pechos y frentes limpias, y con su vida lograron reivindaciones. Así, aunque no les guste a muchos, son las verdaderas revoluciones. Y a estas hay que tenerles el ojo puesto, porque si no, se revierten y volvemos a lo mismo, una vez «los demagogos y cuadros elites revolucionarios se acomodan».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here