Nada como la Educación Pública

1
186
Escuela modelo de la solidaridad humana

Por Juan Carlos Calzadilla Carrera
Ingeniero civil y productor agroindustrial

Hace algunos días, acompañe a uno de mis hijos para donar unos plantones de árboles maderables a los responsables del funcionamiento de una Escuela Multigrado en las montañas de la occidental provincia de Chiriquí.

El plantel está ubicado a siete kilómetros de San Andrés cabecera, en Bugaba, Quebrada Llana. Su director es un maestro, administrador, contable, cocinero, agricultor y jefe de la Comunidad Educativa, es el maestro Eligio Jurado, oriundo de Puerto Armuelles, en la provincia de Chiriquí, de vocación agropecuaria y agroindustrial.

Sin embargo, es necesario aclarar que la mencionada escuela carece de luz eléctrica. El trayecto para acceder por vía terrestre a ese punto toma más de 45 minutos a bordo de un carro de doble tracción.

Esa realidad, dominada por las dificultades en el sistema de comunicación, es un claro ejemplo de que la Educación Pública en Panamá es de calidad y que este modesto hombre de campo enseña a sus alumnos lo que sabe para vencer la adversidad y enfrentar los retos de la vida.

Esa actitud consecuente en la enseñanza pública puede ser definida como ejemplo de responsabilidad social del docente. Al no estar contagiado con anti valores, el maestro puede transmitir a sus 19 estudiantes valores como solidaridad, trabajo colectivo, y la responsabilidad de compartir, entre todos, los logros y las derrotas.

Con la acción emprendedora de los padres de familia de los alumnos, es posible proveer a la escuela de comida producida por manos callosas y solidarias que ayudan a construir conciencia social en áreas rurales.

Es una verdadera lástima que esas historias inspiradoras que se multiplican a lo largo del Panamá profundo, no hagan espacios en los noticieros y menos reciban atención y ayuda económica del Estado panameño.

El camino de acceso al rústico centro educativo, es primario, sin las ventajas de las arterias en las ciudades. En esa ruta, hay un corte y algo de balastro, donde sobresalen pendientes mayores de 13%, sin ninguna cuneta revestida y menos tubos de cruce de quebradas. Esa es la realidad existente en esa área.

Hoy, sólo se realizan trabajos de rehabilitación en el mayor tramo con pendiente a un costo de 250.000 dólares, con la dirección y supervisión del docente de la escuela de Quebrada Lama, inaugurada en 1958, en el gobierno de Ernesto de la Guardia (el primer presidente los últimos 24 años, desde 1903 que terminó su período presidencial), fue considerado un gran estadista. Este dato valioso ha sido tomado de Historia Sincera de la República, siglo XX, de Carlos Calzadilla.

En ese plantel, son formados seres humanos, panameños de primer nivel.Sin lugar a dudas, el profesor Eligio Jurado es un ejemplo de educador de primer nivel. Por ello, doy gracias a mi hijo Carlos Calzadilla Franco, por la oportunidad de reconocer valores humanos y seguir soñando con la idea de que un país justo es posible para vencer la oscuridad.

La gran enseñanza en la mencionada visita escolar, fue ver funcionar “la comunidad educativa” en su esplendor y reconocer el legado de la enseñanza transformadora.

1 COMENTARIO

  1. El nuevo Estado profundo desde la gente, que reclama la aplicación del 6% del presupuesto pero gestionada desde este tipo de Comunidad Educativa. Adelante.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí