Menéndez se aferra al dañino embargo a Cuba

El presente artículo reconoce el fracaso de la política exterior de Estado Unidos contra Cuba, así como el rechazo mayoritario de los cubanos a la inhumana aplicación del bloqueo contra la isla caribeña.

0
80
Robert Menéndez.

La conclusión es que nuestra política es contraproducente. (Aristide Economopoulos | NJ Advance Media para NJ.com) NJ Advance Media para NJ.com

Por Consejo editorial de Star-Ledger

El éxodo gigante que estamos presenciando desde Cuba no tiene precedentes , es más grande que las dos últimas oleadas migratorias más grandes, el éxodo del Mariel de 1980 y la crisis de los balseros de 1994, combinadas. Más de 200.000 cubanos han huido a Estados Unidos en el último año y medio, en su mayoría a través de la frontera con México, pero también a través de los Cayos de Florida en botes destartalados.

Esta gente está desesperada. La pandemia ha afectado a la industria turística de Cuba, una importante fuente de ingresos, pero otro factor clave es la política estadounidense. Hemos estado endureciendo nuestras restricciones económicas en la isla. Nuestra política oficial es ahogar los ingresos de Cuba y mantenerla empobrecida. Es inmoral, fuera de proporción con la forma en que tratamos a otros países, y la conclusión es que es contraproducente.

Sin embargo, aunque el presidente Biden ha comenzado a retirarse de algunas de las políticas de línea dura de la administración Trump sobre Cuba, ha tardado en actuar. Esta es una postura política para los votantes de Florida, y un poderoso senador de Nueva Jersey también juega un papel central. Biden teme enojar a la diáspora cubana e incurrir en la ira de Robert Menéndez, dijo recientemente al New York Times el profesor de la American University y estudioso de Cuba William LeoGrande .

Menéndez preside el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, donde muchos de los nominados de Biden deben buscar confirmación. El senador, que es cubanoamericano, dice que el objetivo es un cambio de régimen en Cuba, algo que no hemos logrado en 60 años. Y mientras tanto, estamos lastimando a las mismas personas a las que aparentemente estamos tratando de ayudar. Para permanecer en su país, los cubanos necesitan oportunidades económicas. ¿Cómo pueden construir una oposición para cambiar el régimen cuando estamos debilitando el crecimiento de la sociedad civil en Cuba?

También estamos privando a los EE. UU. de la oportunidad de fomentar el cambio a través del compromiso. El expresidente Obama abrió un poco la puerta, restableció las relaciones diplomáticas y aumentó los viajes a la isla, y ayudó. Vimos algunas mejoras, como la liberación de presos políticos, crecimiento en el sector privado y acceso a Internet en la isla. Sin embargo, ese período duró solo dos años hasta que Trump cerró la puerta de golpe. Y Biden no la ha vuelto a abrir.

Ciertamente, el régimen cubano tiene un terrible historial de derechos humanos, encarcelando a poetas y manifestantes, como vimos en su represión de las manifestaciones el año pasado. Su política económica es suicida, sofocando el libre mercado. Pero en lugar de tratar de castigar a Cuba por violaciones específicas de los derechos humanos, tenemos un embargo general que no tiene como objetivo cambiar ninguna política en particular, sino derrocar al régimen.

Y mientras congelamos a Cuba por motivos de derechos humanos, considere los abusos de los aliados de Estados Unidos: Egipto sigue siendo el tercer mayor receptor de ayuda militar estadounidense, a pesar de que nuestro Departamento de Estado cataloga anualmente sus arrestos arbitrarios, desapariciones forzadas y tortura de prisioneros. Comerciamos con la China comunista, que encarcela a las minorías étnicas en campos de internamiento, y Arabia Saudita, que desmembró a un periodista con una sierra para huesos.

Nuestra política marcadamente diferente hacia Cuba es una reliquia de la Guerra Fría, una estrategia sin ninguna esperanza real de éxito. El embargo de Estados Unidos también ofrece al régimen un chivo expiatorio de sus propias fallas, dice Human Rights Watch, “un pretexto para sus abusos y una forma de ganarse la simpatía de gobiernos en el extranjero que, de otro modo, podrían haber estado dispuestos a condenar más abiertamente las prácticas represivas del país“.

En cuanto a la política, Biden debería centrarse en cómo podría ser Florida en el futuro. Vimos un gran apoyo incluso en la comunidad cubanoamericana en Miami por el enfoque más abierto de Obama: una encuesta en ese momento encontró que el 69 por ciento de los cubanos apoyaba su restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba, y el 63 por ciento dijo que deberíamos levantar el embargo.

Los números fueron aún más altos entre los cubanos más jóvenes. Alrededor de las tres cuartas partes de las personas entre 18 y 59 años se oponen al embargo, según la encuesta de la Universidad Internacional de Florida. Así que piénselo: nuestro embargo no puede durar para siempre, y casi nadie está con nosotros. ¿Realmente queremos golpearnos la cabeza contra esta pared durante décadas más?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here