Los sapos panameños pueden albergar una cura para la enfermedad de Chagas

0
33
Sapo Rhinella centralis.

STRI

Los sapos Rhinella centralis, se distinguen por su piel dorsal cubierta de verrugas puntiagudas. Son comunes a lo largo de la costa del Pacífico en áreas urbanas alrededor de la ciudad de Panamá y en pequeños poblados. Estos sapos también forman grandes coros en las noches lluviosas.

Las pequeñas glándulas venenosas, pero fuertemente hinchadas en sus cabezas, secretan una sustancia tóxica blanca. Este efectivo mecanismo de defensa hace que los depredadores los escupan, o les cause que hagan espuma en la boca, vomiten e incluso puede matarlos si intentan comerlos.

Los científicos del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (INDICASAT-AIP), la Universidad de Panamá y el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) comenzaron a examinar ranas salvajes en busca de sustancias con potencial farmacológico con el fin de tratar diversas enfermedades tropicales.

Cuando analizaron las secreciones de estos sapos, descubrieron un químico en las glándulas venenosas llamado 19-hidroxi-bufalina. Este químico muy potente, mata a los parásitos que causan la enfermedad de Chagas, pero no es muy tóxico para las células. La enfermedad de Chagas es una enfermedad tropical desatendida que mata a 10,000 personas por año, y los medicamentos actuales utilizados para tratarla no son muy efectivos, particularmente en casos agudos. El hecho de que este químico sea bastante selectivo con baja toxicidad celular significa que es un prometedor compuesto candidato para explorar más a fondo como un posible tratamiento para la enfermedad de Chagas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here