Los ADN de Morgan y Bunau Varilla en contratos de puertos y minas

13
504
La lucha por el dominio portuario está planteada.

Por Alberto Velásquez
Periodista y relacionista público
Consejo editorial de Bayano digital

La reciente opinión de un alto funcionario del gobierno,, respecto al contrato con la Panamá Ports Company (PPC), provoca recordar al pirata Morgan y al negociador Bunau Varilla, por la forma oportunista y despreciable de adecuar el ambiente para repetir el leonino contrato con esta empresa.

Panamá Ports Co., concesionaria de puertos en áreas de acceso al Canal, obtuvo durante más de 23 años de operaciones ingresos acumulados por la suma de 4.000 millones de dólares, de los cuales solamente le ha pagado a Panamá en concepto de dividendos la ridícula suma de ocho millones.

Es posible que la empresa haya cumplido los acuerdos, según lo ratifica el funcionario. En ningún momento se detuvo para expresar, como hacen en otras auditorías, que el contrato responde a una explotación escandalosa de una de nuestras principales riquezas como es la ventaja de nuestra posición geográfica para ese tipo de empresas. Empresa que, además, es enemiga de Panamá porque ha interpuesto numerosas demandas, reclamando más concesiones a las que aspira.

La actitud del funcionario es similar a la de otros, a la de una presidenta y sus compinches, quienes eliminaron, mediante una simple resolución, la cláusula del contrato que establecía el pago de más de 22 millones de dólares de canon fijo y el 10 por ciento de los ingresos brutos que la PPC se había comprometido a pagar.

Son funcionarios sospechosos de estar inoculados con los ADN de Morgan y Bunau Varilla.

Son repetidores de otros que han firmado contratos con mineras y la explotación de otras riquezas naturales, pertenecientes a los panameños, concediendo enormes ganancias a los extranjeros y, maliciosamente, para los panameños que negociaron a nombre de Panamá.

Esta situación, Morgan-Bunau Varilla, se da también, por ejemplo, con el manejo y explotación de la Minera Petaquilla, a quien el Estado le reserva casi exclusivamente la explotación de todos los recursos minerales. Pero, ellos no tienen culpa de que se les otorgue una serie de enormes ventajas. La culpa la tienen aquellos que aprobaron un código minero que le permite a los explotadores toda clase de concesiones y ventajas.

En el Código Minero, encontramos que el Gobierno desatiende sus potestades soberanas y jurisdiccionales de la riqueza minera, al punto de que permite la creación de enclaves coloniales en los lugares donde se asientan las industrias mineras. El Código Minero nos retrotrae a la época de la United Fruit Co., a la que le favorecían toda clase de concesiones para explotar el banano.

El contrato de Petaquilla S.A., que la Corte declaró inconstitucional pero que continúa vigente, es similar, al firmado con las mismas intenciones con Panamá Ports, que concede nuestros derechos sobre las riquezas nacionales a empresas prohijadas por panameños infectados con los ADN de Morgan y Bunau Varilla. Sus firmantes, defensores y quienes los justifican, son una vergüenza nacional.

Frente a esta escandalosa situación necesitamos a un presidente que se la “rife”, rechazando con energía la posibilidad de que sea renovado el contrato con la PPC.

13 COMENTARIOS

  1. Uno de los compendios documentales que reprodujeron las televisoras, concretamente el de TVN, durante todo el año 2003, celebrando el primer centenario de la república; estaba dividido en 10 partes, una década de nuestra historia, cada una. En cada capítulo el documental distinguió a algún portador de este mecionado ADN Morgano. Sin fallo algúno, en cada caso: un «rabiprieto» (esto sin afán xenófobo alguno, sólo resaltando la coincidencia). Un importante traidor en cada década, al menos, hasta el 2003. Porque ayudar a robarse lo que nos pertenece a todos no es otra cosa que traición, y no merece más que el paredón. Lástima que nunca tuvimos. Los de eso eran los Colombos.

    Saludos Don Toty.

  2. Periodista amigo Alberto Toty Velasquez.Muy bien Hay que «sacudir la mata», para que caiga la gusanera que carcome el pais y a REVISAR TODOS LOS CONTRATO:MINEROS,PORTUARIOS AGROPECUARIOS, etc.para recuperar nuestra economia.¡COPIENSE DE LO QUE HIZO EVO MORALES CON LAS MINERAS EN BOLIVIA.

  3. César Robles Castillero
    Para: Alberto Velasquez
    jue, 11 de feb. a las 11:01 a. m.

    Toti.
    Excelente articulo.
    Saludos

    El mié, 10 feb 2021 a las 17:12, Alberto Velasquez () escribió:

  4. ndormoi@cwpanama.net
    Para:
    Alberto Velasquez

    mié, 10 de feb. a las 7:29 p. m.

    Felicitaciones Alberto.
    Este articulo está bien planteado, cumple el objetivo de informar y desenmascara a todos nuestros gobernantes y partidos políticos, después de la caida del regimen militar.
    Reitero mis felicitaciones y lo compartiré. Un abrazo.
    Gaston. — Gastón Dormoi

  5. Nadie asume la deuda de la privatización de los puertos y a portuarios que había que indemnizar no le han pagado nada de la deuda. Increible, y factura millones y le paga al estado una miserableza, igual que el Banco Nacional a la CSS de sus inversiones. – Arturo Mondol

  6. +507 6616 9980 JLDLC

    Lic. A Velásquez: muy atinado para los actuales momentos remover y corregir la voracidad con que nos han esquilmado nuestros altos funcionarios como es el caso de PPC que en 23 años nos han robado 506 millones en canon de arrendamiento y 90 por el 10/100 de las utilidades.
    El contrato es un adefecio ya que estos puertos son los principales ubicados en la entrada del canal en ambos lados y debimos ser socios en la Consecion.
    Igualmente comparto tus ideas sobre no la explotación de cobre sino la explotación de nuestros recursos por una guayaba
    Agradezco leer el escrito al inicio del Lic. Marcel Salamin sobre lo que debería ser una buena Consecion tal como la hacen en Chile, Peru, Brasil,
    Atte y gracias – Ing. Javier De León

  7. Como reparten las riquezas de nuestra patria, como si fueran pedazos de pastel y al pueblo solo le queda mirar como se despilfarra el erario público y dilapidan miserablemente todo lo que tenga valor económico y quedan en manos de los poderes endógenos y foráneos, que siempre han hecho festín con nuestras riquezas. Marven Wilcox

    • Dejamos de ser un Estado. Vamos a dejar de ser país. Y hace mucho NO SOMOS NACIÓN. Comparto plenamente lo dicho por Alberto Velasquez….. Y aún se queda corto con el bunovarillismo.

Responder a Amado Cantoral Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here