¿Por que la mafia italiana ofrece 5.000 euros por la cabeza de este perrito?

Se llama Pocho y es la verdadera estrella de la brigada antidrogas de la Policía de Nápoles.

0
8
Se llama Pocho y es la verdadera estrella de la brigada antidrogas de la Policía de Nápoles.

Se llama Pocho y es la verdadera estrella de la brigada antidrogas de la Policía de Nápoles

La Camorra, una de las organizaciones criminales mafiosas más antiguas de Italia, ha ofrecido una recompensa de unos 5.000 euros por la cabeza de un perro antidroga llamado Pocho, informa Corriere del Mezzogiorno.

Durante su carrera al servicio de la Policía de Nápoles, el animal ha descubierto más de dos toneladas de sustancias ilegales, lo que se traduce en la pérdida de millones de euros por los clanes mafiosos.

Verdadera pesadilla para los traficantes de drogas, Pocho protagonizó su último golpe hace unas semanas, durante una operación en Nocera Inferiore, en la provincia de Salerno, en el curso de la cual descubrió 30 kilogramos de cocaína pura. Gracias a su pequeño tamaño, el perrito accede a los lugares más estrechos, como túneles, armarios o contenedores. Según medios locales, Pocho también logró encontrar cocaína disfrazada de leche en polvo en el biberón de un bebé.

Este policía de cuatro patas se ha convertido en la estrella del departamento. Sus hazañas incluso son celebradas por el Cuartel General de la Policía de Nápoles en las redes sociales.

El perfecto entendimiento entre el perro y su cuidador ha permitido dirigir una investigación […] durante la cual, con la ayuda de Pocho, la policía encontró 40 gramos de materia herbácea, así como 4 plantas de marihuana”, se dice en la publicación.

El primer dueño de Pocho era un médico, que lo llamó así por el apodo del ex futbolista Ezequiel Lavezzi, ídolo de los hinchas del Nápoles. Sin embargo, la familia se vio obligada a desprenderse del animal, debido a que el hijo menor era alérgico y, por lo tanto, entregaron a Pacho a la Policía.

Su nuevo cuidador y adiestrador, a quien el medio se refiere simplemente como Sandro, asegura que las proezas de Pocho son “un juego para él”, ya que una vez el perro encuentra la sustancia, Sandro le tira una pelota y le da una galleta.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here