La soberanía: fundamento de la política exterior panameña

0
190

“Cada minuto de bloqueo a Cuba, son sesenta segundos de vergüenza latinoamericana”,

Omar Torrijos

 

Por el Dr. Filiberto Morales
Un soldado de América Latina

A escasos días de conmemorarse el 40 aniversario de la partida a la inmortalidad del general Omar Torrijos Herrera, una vez más se somete a prueba el sentido nacional y latinoamericanista de la política exterior del gobierno que asumió el poder hace dos años sobre los hombros del Partido Revolucionario Democrático (PRD), que fundó el comandante Omar.

A decir verdad, y después de tantas experiencias políticas, los torrijistas ‒junto al pueblo patriota‒ somos mayoritariamente escépticos respecto a la formulación de una política exterior de principios, tal como la construyó el general Torrijos en la ruta hacia la recuperación de la soberanía, la eliminación del enclave colonial y la desarticulación de la quinta frontera.

En la presente coyuntura latinoamericana y caribeña, caracterizada por la guerra comunicacional, política, económica y cultural de Quinta Generación, desplegada por Estados Unidos contra la revolución cubana, su pueblo y su gobierno, el imperio utiliza todo su arsenal, incluyendo las presiones y chantajes, para torcer la voluntad de gobiernos en todo el mundo a favor de sus intereses hegemónicos.

Luego de la abrumadora derrota política en la Asamblea General de las Naciones Unidas, cuya Resolución demandando el fin del bloqueo, en la que se obtuvo 184 votos a favor y sólo dos en contra, el Departamento de Estado de Estados Unidos promovió un “Comunicado” para reclamar a Cuba el respeto a los “derechos y libertades” de sus ciudadanos. Algunos países del mundo de mayor entidad económica y política se sustrajeron de suscribirlo, entre ellos Alemania, Reino Unido, Japón, Francia, Canadá y España.

En cambio, en América Latina y el Caribe (el “patio trasero” de Washington), únicamente cinco países cuyas ataduras de sometimiento son harto conocidas, se adhirieron al comunicado de marras, a saber: Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala y Honduras. Vale reconocer que el gobierno de Panamá se abstuvo de firmar tal comunicado.

Como el Imperio no ceja en su arremetida contra los pueblos de Nuestra América, ahora el cadáver insepulto que es la OEA, convoca a una Reunión Especial del Consejo Permanente sobre la “Situación en Cuba”, prevista para el miércoles 28 de julio. Vale la pena esperar que la posición del gobierno de Panamá, de cuya política exterior es responsable y la diseña el presidente Laurentino Cortizo, se corresponda con los principios irreductibles del respeto a la soberanía, la libre determinación, la no intervención y la no injerencia en los asuntos internos de los Estados. Principios éstos que han guiado las gestas patrióticas del pueblo panameño por más de 175 años y que fundamentan, hasta hoy, la lucha por la soberanía, el desarrollo integral e incluyente y la justicia social.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here