La “mexicanización” del tráfico de drogas en Panamá

1
768

Panamá se enfrenta a la “mexicanización” del tráfico de drogas, lo que significa que las redes del narcotráfico han penetrado a los organismos de la Fuerza Púbica, como ocurrió hace décadas en México, provocando con ello una de violencia criminal espantosa, en la que se puso de rodillas al sistema de justicia y se intentó silenciar a los medios a través de graves atentados contra los periodistas.

Los carteles mexicanos de la droga están operando en este país y ordenan ejecuciones sumarias de integrantes de grupos rivales que disputan el mercado de la droga. Para que ese modelo de secuestro del Estado pueda funcionar, se requiere la debilidad de las instituciones, el prevaricato, la corrupción de los cuerpos de uniformados, la vulneración de la banca y una impunidad absoluta.

Cada día, aparecen nuevas listas de acribillados en los barrios populares y residenciales de las capas medias de la población, mientras que los narcotraficantes hacen ostentación de lujosas mansiones y riquezas. En ese aquelarre, hay un sello distintivo de un poder oscuro que crece, apuesta a campañas proselitistas y coopta a los mandos de partidos políticos, ante el silencio del Tribual Electoral.

De hecho, tras la invasión de Estados Unidos a Panamá, en 1989, los organismos policiales derrotados y alejados de la lucha por la soberanía nacional, empezaron a ser infiltrados por el narcotráfico. Altos oficiales de la Fuerza Pública tuvieron acceso a gruesas chequeras y fueron seducidos por la “lana” o el dinero de las operaciones del trasiego de la droga desde Colombia, principalmente la cocaína.

La inseguridad en Panamá es el resultado de un sostenido proceso de descomposición que le estalla en la cara al gobierno, ante el presagio de un colapso de muerte súbita. Cruzarse de brazos no ayuda a salir del hoyo. ¿De qué vale decirle al mundo que hay un paraíso de conectividad apto para las inversiones, si fracasó la seguridad y la Justicia es un fiasco que causa evidente desencanto colectivo?

En las desmanteladas Fuerzas de Defensa de Panamá había ocho coroneles y 16 tenientes coroneles. Hoy, hay 118 comisionados y 94 subcomisionados. Decenas de comisionados y subcomisionados son asignados a responsabilidades que corresponden a mayores y capitanes, con jugosos aumentos de sueldos. Ese esquema absurdo jamás derrotará al narcotráfico en territorio panameño.

La militarización de organismos como el SENAFRONT y el SENAN, bajo la tutela de Estados Unidos, ha creado cuerpos amorfos e inútiles ante la “mexicanización” de un negocio perverso que conspira contra la nación a través del giro brutal hacia la violencia de mafias. Hoy, ningún ciudadano debería resignarse a vivir con el filo del puñal del “narco” en su garganta o ver a los ensangrentados.

1 COMENTARIO

  1. Tras la invasion de 1989 los cuerpos policiales fueron infiltrados, falso ese organismo ya estaba corrupto en ese sentido, los carteles colombianos eran los dueños de las FFDD, aeropuertos, puertos, fronteras, mares, no se si usted no vivia en este pais??? y el dinero en efectivo y no chequeras para no dejar huellas era por monton y los bancos se pasaban recibiendo depositos y contando dinero hasta altas horas de la noche, cosa que aun hacen pero de otra manera y tecnicas digitales, informaticas, mercantiles de lavado

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here