La herpetología cautiva a jóvenes investigadores panameños

0
29
Estudiantes realizan estudios biológicos en ambientes naturales.

Senacyt

David, Chiriquí – Tras la realización de la Convocatoria Pública de Generación de Capacidades Científicas y Tecnológicas 2018 Ronda I, se desarrolló en la Universidad Autónoma de Chiriquí y el Parque Nacional Volcán Barú, en la provincia de Chiriquí, el taller virtual: “Introducción a la herpetología Mesoamericana y sus aplicaciones”, apoyado por la Secretaria Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT).

Para los cinco científicos, expositores y los 14 estudiantes beneficiados con ese programa, es preocupante que en Panamá haya una carencia de expertos y estudiantes desarrollando trabajos de investigación en herpetología, lo cual es una rama de la biología que estudia a los anfibios y reptiles que comprenden una gama interesante de especies con características de morfología, fisiología y comportamiento único en el reino animal.

Pese a que Panamá es uno de los países más diversos en esas especies, en la región centroamericana, son muy pocos los estudios que los panameños realizan con estos organismos.

El escenario para esos animales es preocupante. Es motivo de alarma el ritmo acelerado en el que algunas especies van desapareciendo de ecosistemas particulares, principalmente aquellos afectados por la frontera agrícola y/o en sitios bien conservados donde en algunos casos, la causa de disminución de especies es aún incierta o causada por enfermedades infecciosas asociadas a la invasión de patógenos.

El Dr. Abel Batista, quien es miembro del Sistema Nacional de Investigación (SNI), Categoría I y del Programa de Inserción de becarios de la SENACYT, manifestó: “En nuestro país es común ver, cómo ranas, sapos, lagartijas, y serpientes son asesinados por el simple hecho de ser serpiente o tener una apariencia que para algunas personas es desagradable sin pensar o desconociendo la importancia que tienen estos organismos para nuestro ambiente”. Muchos son controladores de plagas, indicadores de la calidad del medio y utilizados para la obtención de medicamentos.

En la capacitación, los asistentes realizaron seis investigaciones en áreas con ecosistemas variados, los cuales facilitan el desarrollo de prácticas de campo a sabiendas que existe una alta diversidad de anfibios y reptiles con la presencia de especies silvestres de áreas abiertas, bosques primarios y ríos o quebradas.

El primer estudio se desarrolló en la estación biológica Alto Chiquero, Parque Nacional Volcán Barú (PNVB), y concluyó que “Las especies más comunes fueron la rana de lluvia de Boquete (Craugastor monnichorum) y Anolis de Lérida (Anolis kemptoni). La mayoría de los anfibios se encontró en la quebrada y los reptiles en el camino que tenían áreas abiertas. Este es el primer estudio que muestra datos de abundancias para las especies endémicas y en peligro de extinción catalogadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) Craugastor monnichorum y Anolis kemptoni.

Con caminatas nocturnas, los científicos utilizaron el método de encuentros visuales tomando la temperatura corporal de 11 especies y del sustrato, logrando identificar los cambios térmicos en el ambiente que hacen que los anfibios y reptiles deban adaptarse y mantener un intervalo óptimo de temperatura corporal, siendo esta la segunda investigación denominada “Variación Térmica Nocturna de la Herpetofauna en Alto Chiquero en el PNVB”. Los Jóvenes científicos encontraron que las especies estudiadas son termoconformes, es decir, su temperatura se ajusta a la temperatura ambiental. Se requieren más estudios, pero este preliminar podría estar indicar que si las especies no se ajustan a los cambios climáticos, podrían estar en peligro de extinción, acotó el Dr. Batista.

Otro de los estudios permitió saber que los comportamientos de la lagartija endémica Anolis de Lérida (Anolis kemptoni) varían dependiendo la hora del día. Su mayor actividad se presentó a las 09:00 AM, 03:00 PM y 05:00 PM. Entre los comportamientos más comunes está quedarse quieto en una rama y mover la cabeza. Los Machos de esas especies son territoriales, y sus comportamientos se deben a llamados de advertencia en cuanto a territorialidad, evasión de depredadores y actividades sociales con otros individuos. Este es el primer estudio de comportamiento de esa especie.

Como parte de las estrategias de investigación, fue grabado el canto de las ranas martillito de altura (Diasporus hylaeformis), en dos lugares en Alto chiquero. Se colocaron dos grabadoras de larga duración para registrar la actividad del canto de advertencia de la rana por un período de 24 horas por dos días. Al finalizar, se analizaron 4.924 cantos de la rana utilizando el programa de la Universidad de Cornell, Raven Pro-1.5.

Cuando fueron analizadas todas las horas de la noche, no se encontró ninguna relación con las propiedades del canto (duración del canto, frecuencia máxima, cantos por hora). Sin embargo, cuando se removieron las dos primeras horas de la noche (6 y 7 PM) se encontró una fuerte correlación entre la temperatura y frecuencia máxima y cantos por hora, ya que la actividad vocal es fundamental para el éxito reproductivo en la mayoría de los anuros. La temperatura ambiental es un factor importante para realizar diferentes actividades. Se debe prestar atención a variaciones térmicas ocasionadas por el cambio climático, ya que podrían tener consecuencias importantes en el comportamiento y reproducción de anfibios.

En otro estudio, se relacionó el tamaño corporal de anfibios con la temperatura presentada en los individuos en el campo y laboratorio. Igual que en otros estudios, sólo se hallaron tendencias no significativas, aunque podría haber variaciones debido al tamaño y masa corporal de los individuos. Ello influiría en el tiempo de variación térmica, unos podrían calentarse más rápido y enfriar más lento por efecto de la masa y tamaño corporal.

En otro proyecto, los estudiantes pudieron aplicar la técnica de cuerda para escalar los árboles y poder estudiar el dosel del bosque. Los estudiantes recomiendan usar el equipo de escalada, que es ideal hacer una visita previa al sitio y seleccionar los árboles que se pueden usar y también tomar muestras durante más tiempo durante el día y la noche. Tomar datos ambientales es otro requisito importante, ya que trabajan con anfibios y reptiles y son muy sensibles a los cambios de temperatura y humedad.

Al finalizar el curso, los participantes fueron capaces de aplicar los conceptos básicos necesarios para el estudio de los anfibios y reptiles, desarrollo de proyectos de campo; pudieron identificar las especies de anfibios y reptiles más comunes de la región. Ellos se mantienen al tanto de los últimos avances de la herpetología a nivel científico y aprenden técnicas elementales para desarrollar investigación aplicada.

La capacitación de nuevos investigadores contribuirá a formar a mejores profesionales que den un manejo adecuado a los recursos naturales, por ejemplo, el aprovechamiento de los anfibios y reptiles para biotecnología y mejora de las políticas ambientales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here