La guerra de las banderas en Panamá

Los Mártires del 9 de enero son “la cholada“, los herederos del general Cholo Victoriano, un joven campesino que luchó por mejores condiciones para el pueblo y acabó fusilado.

0
76
Miembros del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (SUNTRACS) ondean una bandera de protesta en Ciudad de Panamá durante la emergencia derivada de la pandemia de la Covid. EFE / Bienvenido Velasco.

Por Carmen Carrasco
La Vanguardia

De Changmarín, poeta panameño, al general Victoria Lorenzo: “Fue la tierra tu bandera, tu grito, la libertad; tu esperanza, la igualdad para la cholada entera“.

El 2 de mayo de 1958, la cholada de la Unión de Estudiantes Universitarios concibe el plan Operación Soberanía, que consistía el sembrar banderas en diferentes áreas y edificios controlados por la Administración estadounidense, debido a la decisión de Estados Unidos de negar reconocer la soberanía de Panamá en la Zona del Canal. La colonia que avergonzaba, que humillaba.

Pero fue, el 3 de noviembre de 1959, tras concluidos los desfiles patrios en conmemoración de la separación de Panamá de Colombia, cuando un grupo de estudiantes gritó al unísono: “Soberanía Total“.

Cruzan entonces los límites prohibidos que separaban al territorio panameño del controlado por Estados Unidos, pero efectivos de la Policía Militar yanqui impiden el acceso y les arrebatan la bandera panameña. Entre insultos, los obligan a que se retiren de la tierra que estaba bajo su jurisdicción.

Los jóvenes no se rinden, se desplazan a las inmediaciones de la Embajada de Estados Unidos en Panamá, en que arriaron la bandera de ese país e izaron el emblema panameño.

Este atrevido acto encoleriza al entonces Gobernador de la Zona del Canal

Su respuesta, movilizar a sus soldados, con ametralladoras y bazucas, hasta el área fronteriza, la Avenida 4 de julio, para meterle miedo con su poderío a la cholada panameña.

Era tal la prepotencia, que no comprendían que, para la cholada, la tierra es su bandera.

El resultado de la reyerta deja a varios heridos de ambos bandos, y más de siete panameños detenidos, que fueron juzgados y condenados por jueces estadounidense, pagando penas en cárceles bajo la administración estadounidense.

La presión de la cholada logra que, el 17 de septiembre de 1960, el presidente Dwight Eisenhower emita la orden que el pabellón de Panamá se izará conjuntamente con el de Estados Unidos en el Triángulo Shaler, muy cercano al paso transístmico.

Dos años después John F. Kennedy, presidente de Estados Unidos, y Roberto Chiari, de Panamá, suscriben una declaración conjunta en la que se establecía que la bandera panameña se izaría permanentemente en la Zona del Canal junta a la de ellos.

Portada de “Life“ con la foto histórica de la bandera panameña captada por Emilio Gastelú.

Sin embargo, los zonians, como era conocidos los nacidos en la Zona del Canal, hicieron caso omiso a tal disposición. Y, seis años después, el 9 de enero de 1964, jóvenes panameños cansados del incumplimiento de los gringos ofrendaron sus vidas para destruir las alambradas eléctricas que dividían el país en dos y ver ondear en lo alto de la cima del Cerro Ancón la bandera panameña.

Nuevamente, la cholada se enfrenta sin temor al mayor ejército del mundo. Su única arma, el grito de libertad, su grito de combate: “Un solo territorio, una sola bandera”.

Ese día se reporta, a las 7:45 de la noche, que Ascanio Arosemena, estudiante del Instituto Nacional, es herido de bala por la policía militar de la Zona del Canal, que disparaba a mansalva contra los ciudadanos panameños.

Ascanio fallece al ser trasladado al hospital

Dos horas después, cae otro joven panameño, Estanislao Orobio, de tan sólo 18 años; su única arma, portaba consigo el emblema patrio.

Los militares estadounidenses se justificaron al afirmar que confundieron el asta que portaba Estanislao con un arma de alto impacto. Valga tal justificación. Así, como aseveraron ante a la Organización de Estados Americanos (OEA) que las balas que utilizaron contra la cholada eran para cazar patos.

¿Qué es la cholada?

La cholada son los herederos del general Victoriano Lorenzo, aquel joven campesino que luchó por mejores condiciones para su pueblo, ese pueblo marginado y violado por el poder, el poder de los latifundistas.

En 1902, es apresado y conducido al acorazado militar estadounidense Wisconsin, anclado cerca de las costas del pacífico panameño, para dar fin, con su presencia, a la guerra de Los Mil Días.

Se firma el Tratado de Wisconsin, entre la oligarquía criolla istmeña y representantes de Estados Unidos. Se deponen las armas y se da fin a la guerra. Y se inician las negociaciones de un canal interoceánico.

Sólo querían un pedazo de la tierra istmeña, ese punto estratégico que le ayudaría a Estados Unidos a controlar los mares, a fortalecer el capitalismo, porque el que controla los mares controla el comercio mundial.

El Cholo, como se le conocía, fue traicionado, al ser entregado por los militares gringos a las autoridades panameñas, que deciden fusilarlo para acallar sus derechos de justicia e igualdad.

La sangre derramada por el Cholo Victoriano fue la semilla que germinó al hombre nuevo, al panameño, a la cholada, que defendió y defiende la soberanía de Panamá.

Honor a sus herederos, Los Mártires del 9 de enero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here