La fe y la relación vertical

1
28
Hay una distancia entre la prédica, el sacrificio personal y el amor al prójimo.

Por Jairo Pertuz /Periodista

Muchos cristianos, o no, mantienen una relación vertical con Dios, sin importarles cómo afectan a la humanidad. Algunos hasta cargan y se muestran con la Biblia y salen a cometer los peores atropellos.

No es la formalidad, sino la práctica de las virtudes y principios lo que nos hace verdaderos creyentes. Esas deben ser las relaciones de amor compartido. Es en el interior de los seres humanos donde nacen las actuaciones que ejecutamos.

Alabamos a Dios con supuesto amor y al instante insultamos, maltratamos, robamos y hasta asesinamos a nuestros hermanos y a la creación. Nuestras actuaciones están muy lejos de los deseos y leyes de Dios de cualquier religión.

Hemos heredado tradiciones y culturas, cada una con efectos positivos y negativos. El fin debe ser caminar juntos con equidad, justicia y honestidad, sin imposiciones de fuerza del fuerte contra el débil, y eso continúa a través de los tiempos.

Las leyes humanas deben adaptarse a las necesidades y si alguien cree que tiene la razón, debe tener la humildad y el respeto por la posición del otro y no tratar de humillar culturas, discriminandolas en razón de color de piel o ubicación geográfica.

Ninguna «raza» tiene privilegios sobre otras, son una sola como fue creada. Ningún país debe tener privilegios sobre otros, peor, sometiendolos. Repito, no hay «raza» ni pueblo superior, pero gracias a ciertas prácticas, algunos han sido tan discriminados, explotados y sometidos que han ido quedando atrás, tal ha pasado con las culturas de los pueblos autóctonos americanos.

Las diferentes crisis, en su mayoría, han sido creadas por el egoísmo y los intereses de dominio. Dios dejó suficiente para todos, no para pequeños grupos de personas o países. ¿Cuándo será que las clases políticas, económicas y sociales de las «potencias» contemporáneas entenderan que todos los imperios han caído por los mismos errores y que con justicia, equidad, honradez y respeto será posible lograr la felicidad y la paz y no con supremacías engañosas y crueles?

No hay que rebuscar fórmulas mágicas ni gurús pagados en materia política, económica ni social. La equidad y el respeto entre los actores es la solución.

1 COMENTARIO

  1. Saludos desde México. Si somos creyentes defenderemos la Revolución, como lo hizo el sacerdote insurgente Camilo Torres Restrepo que en Colombia predicó con el ejemplo su doctrina de El Amor Eficaz. Años después de su heroica muerte en Santander, Colombia, entró definitivamente la Teología de la Liberación. Se trata de luchar con amor por un mundo incluyente, solidario, amoroso y fraternal. Todos y todas somos seres Humanos. El respeto al Derecho Ajeno es la Paz. Atentamente, Fernando Acosta Riveros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here