La falta de fortaleza y el clientelismo que conduce al abismo

0
198

Por Alberto Velásquez
Periodista y relacionista público

Recientemente, un prestigioso médico señaló en forma categórica que el programa de Invalidez Vejez y Muerte (IVM), de la Caja de Seguro Social (CSS), es un paciente sumamente grave, que puede ser operado con anestesia o sin anestesia, indistintamente.

De todas maneras, causará un inmenso dolor en el tejido social del pueblo panameño. No hay duda, el hecho de haber suspendido un diálogo que buscaba soluciones a diversas calamidades y al problema financiero de la CSS, es un serio desafío. Ese hecho, se produjo argumentando la falta de fuerza política y puso en entredicho a la actual administración del presidente Laurentino Cotizo. Fue una decisión irresponsable.

Al respecto, hay que recordar el escándalo que provocó posibilidades de comprar a precios astronómicos de unos ventiladores de uso médico para combatir los primeros estragos de la pandemia de Covid-19 en pacientes contagiados con el virus causante de la enfermedad. Ello generó las primeras sospechas de que se perfilaba una situación de crisis. Vale recordar la acción del presidente, quien sin alterar una coma, a lo mejor sin leer el texto, transfirió reformas constitucionales emergidas de inteligencias reconocidas.

Las reformas constitucionales propuestad permanecen archivadas, como si fueran un objeto innecesario, desechable, debido a la falta de un carácter firme de quien maneja la administración pública.

Hoy día, se anuncia el desmantelamiento del hospital modular, centro de un escándalo, del cual no quedarán huellas. Al mismo tiempo, grupos empresariales hablan de negras perspectivas del programa de IVM, pero sin presentar soluciones a las amenazas que se ciernen sobre jubilados, pensionados y asegurados de la CSD en este país.

Y mientras ese tema continúe sobre el tapete, quienes abogamos por la defensa de los recursos naturales también estamos esperando maliciosamente que a través de un nuevo contrato, parecido al de los puertos, no obtengamos mejores réditos fiscales, debido a la actitud antipatriótica de poderosos grupos económicos vinculados al expolio

Permeados por el clientelismo, grupos hegemónicos divorciados del torrijismo siguen un camino errado y riesgoso. Si no son asumidas decisiones extraordinarias, alejadas de la genuflexión, Panamá podría encaminarse al abismo, de la mano de una administración clasificada por veedores internacionales como una de las tres menos prestigiosas del hemisferio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here