La crisis de la Educación en tiempos de Coronavirus

0
253
El sistema modular de enseñanza virtual en Panamá deja mucho que desear.

Por Toracio Iturralde
Docente

El explosivo brote del virus Covid-19, convertido en pandemia, ha permitido que en Panamá y el mundo afloren la realidad de las crisis y las contradicciones internas del capitalismo en su fase neoliberal, como una Caja de Pandora abierta.
Esas contradicciones se reflejan en el ámbito económico, en el sistema productivo y en las dimensiones sociales. La Educación, como parte superestructural de la sociedad, no escapa a las contradicciones ni a la forma como se ha comportado el modelo neoliberal durante la propagación de la enfermedad altamente contagiosa.
La crisis del sistema educativo en Panamá va más allá de los elementos que saltan a la vista en medio de la pandemia. La suspensión de clases, la incapacidad del Ministerio de Educación de presentar alternativas virtuales para darle continuidad a los procesos de enseñanza aprendizaje, así como el fracaso de la enseñanza a través de módulos, son apenas el reflejo de una crisis aún más profunda que tiene el sistema educativo.
La Educación no debe ser desvinculada de la realidad social, del desarrollo tecnológico, económico, científico, cultural de la sociedad. Cada revolución tecnológica y económica que acompaña al desarrollo de la sociedad, ha traído, como consecuencia, una revolución, una transformación de toda la dimensión social. En ese contexto, la Educación, como proceso, se ha ido transformando.
A través del análisis de las revoluciones en la Ciencia y en la Tecnología se puede llevar el hilo histórico del desarrollo del proceso de enseñanza aprendizaje. En la actualidad, cuando estamos inmersos en la tercera y cuarta revolución industrial, de la era tecnológica y la física cuántica, los procesos educativos, tanto en su contenido como en su forma, se encuentran en la segunda revolución tecnológica regida por la concepción mecanicista de la realidad. Ello permite reconocer los abismos y rezagos.
Por otro lado, la economía neoliberal ha incidido en el interés de profundizar la crisis de la Educación Pública, de procesos de enseñanza aprendizaje adecuados a características sociales de cada país. Entre los instrumentos utilizados figuran pruebas estandarizadas de evaluación internacional, cuyos resultados no refleja características sociales de los países en los que son aplicadas. Esas pruebas tienen como objetivo una Educación de calidad, pero en asignaturas que correspondan a requerimientos del mercado, dejando de lado las valoraciones de las ciencias humanísticas.
Una Educación gratuita, laica, de calidad, solidaria, humanista, democrática y tecnológica moderna construye el perfil de un estudiante con pensamiento crítico. Pero, hay poderes económicos que no permiten materializar ese objetivo y entorpecen el desarrollo.
En ese contexto, se aplica una disminución en la inversión en cuanto a infraestructuras y equipamientos que deben tener los centros educativos para realizar el proceso de la enseñanza aprendizaje de forma eficiente. La Ley Orgánica de Educación prevé que la inversión en la enseñanza debe estar arriba del seis por ciento del PIB. Esa cifra no ha sido respetada por ninguna de las administraciones responsables del presupuesto oficial.
Otro elemento que debe ser evaluado, son las capacitaciones docentes organizadas desde las instancias que no cumplen sus propósitos debido a los contenidos inadecuados en los que no son tomadas en cuenta las especialidades de los docentes.
La crisis educativa es estructural y tiene que ver con todo el contexto del proceso aprendizaje y la administración de ese proceso. El enfoque debe responder a la necesidad de construir una sociedad nueva, solidaria, humanista, científica y tecnológica en donde el producto que se devuelva a la sociedad sea un ciudadano con pensamiento crítico, democrático y espíritu investigador.
Como quiera que la Educación no es un fenómeno alejado de la realidad del desarrollo social, no puede ser transformada sino es en función de un proyecto de sociedad que tenga las cualidades para que pueda germinar la Educación que queremos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here