Trump pone en peligro a periodistas

0
13
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, Trump ataca a los medios de comunicación en la mayoría de sus actos públicos y los acusa de difundir fake news. (Foto: Afp).

Trump pone en peligro a periodistas

  • Advierten ONU y CIDH sobre ataques a medios.
  • Contraviene la obligación de respetar la libertad de expresión.

Por David Brooks
Corresponsal en Nueva York
Periódico La Jornada

Los relatores especiales sobre libertad de expresión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la Comision Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenaron los ataques de Donald Trump contra los medios porque violan las normas de libertad de expresión y ponen en riesgo a periodistas en Estados Unidos.

En un comunicado conjunto, David Kaye y Edison Lanza, los relatores especiales sobre libertad de expresión de la ONU y la CIDH, respectivamente, señalaron que el presidente ha calificado a los medios como enemigos del pueblo estadunidense y repetidamente los ha acusado de difundir noticias falsas.

Agregaron que estos son ataques estratégicos con el objetivo de socavar la confianza en la labor periodística y sembrar dudas sobre hechos constatables.

Los ataques contravienen las obligaciones del país de respetar la libertad de prensa y el derecho internacional (…) Nos preocupa en especial que éstos aumenten el riesgo de que los periodistas sean agredidos con violencia.

Además de la constante descalificación de los medios cuando difunden noticias adversas a la postura del gobierno, los relatores señalan que “cada vez que el presidente se refiere a los medios de comunicación como ‘enemigos del pueblo’ o no permite preguntas de periodistas de medios que no tienen su beneplácito, hace pensar que esto puede deberse a motivaciones o intereses espurios”, algo que jamás ha comprobado.

Los relatores subrayan que este ataque contra los medios va más allá de la retórica presidencial e incluye acciones del Departamento de Justicia contra periodistas para obligarlos a divulgar fuentes confidenciales en casos de filtraciones y fiscalizarlos bajo la Ley de Espionaje.

Concluyen que dos años de ataques a la prensa podrían mellar a largo plazo la confianza del público en los medios de comunicación y las instituciones públicas. Dos años son demasiado, e instamos enérgicamente al presidente Trump, a su gobierno y sus partidarios a que pongan fin a estos ataques.

El comunicado de los relatores aparece en un contexto donde periodistas han expresado cada vez mayor preocupación por el nivel de hostilidad que ha nutrido Trump en mitines políticos y mediante sus tuits.

El corresponsal de la Casa Blanca de CNN, Jim Acosta, mostró cómo fue agredido verbalmente por una multitud al cubrir el acto público más reciente de Trump en Florida el pasado martes. Estoy muy preocupado de que la hostilidad provocada por Trump y algunos en los medios conservadores resultara en alguien lastimado, comentó al difundir un video de lo que estaba viendo.

Algunos observadores, como la columnista especializada en medios del Washington Post, Margaret Sullivan, opinan que Trump debería calmar estas expresiones en sus actos públicos “antes de que la violencia real –tal vez mortal– se imponga”.

Pero ni ella ni otros creen que Trump reducirá estos ataques. De hecho, Trump rompió un acuerdo con el director del New York Times, A. G. Sulzberger al caracterizar de manera distorsionada su encuentro privado con él para hablar de las relaciones con los medios, donde según Trump se abordó el flujo masivo de fake news.

El domingo pasado, Sulzberger aclaró, en un comunicado que en su encuentro le dijo al mandatario “que, aunque la frase ‘noticias falsas’ no es correcta y es dañina, estoy mucho más preocupado sobre su categorización de periodistas como ‘enemigos del pueblo’. Le advertí que este idioma inflamatorio estaba contribuyendo a un incremento de amenazas contra periodistas y llevará a la violencia”.

Esta repuesta del joven director enfureció al presidente, quien respondió el mismo domingo vía tuits declarando que “no permitiré que nuestro gran país sea vendido por los antiTrump en la industria moribunda de los periódicos. El New York Times en declive y el Amazon Washington Post (el fundador de Amazon, Jeff Bezos, compró el Post, pero no dirige esa empresa) no hacen más que escribir notas malas aun sobre logros muy positivos –y jamás cambiarán”.

Trump no ha cesado de atacar a los medios en cada uno de sus actos públicos, y hasta ha alentado al público para corear consignas contra los medios. El domingo pasado dijo que los medios ponen en riesgo las vidas de muchos cuando revelan deliberaciones internas de nuestro gobierno y por tanto los acusó de ser antipatrióticos.

La semana pasada en un mitin en Misuri, mientras el público abucheaba a los periodistas presentes, Trump declaró: “No crean la mierda que ven de esta gente, fake news. Lo que están viendo y lo que están leyendo no es lo que está ocurriendo”.

Algunos observadores percibieron esta frase como la destilación de la estrategia de Trump.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here