Integración de Salud, agua y monitoreo del Coronavirus

Se requieren investigaciones exhaustivas que revelen la forma en que cambian los virus dentro y fuera del cuerpo humano. Es necesario, además, impedir que los ríos se conviertan en cloacas abiertas, diseminadoras de agentes patógenos. Para ello, es necesario garantizar un adecuado tratamiento previo de las aguas residuales y una disposición final de los desechos industriales y domiciliarios.

0
326
Estudio de aguas residuales en Costa Rica.

Por David Carrasco

La pandemia del Coronavirus (Covid-19) obliga a los Estados latinoamericanos a redefinir las prioridades sanitarias, diseñar procedimientos efectivos para la disminución de los contagios y comprender el comportamiento epidemiológico del agente viral que ha provocado la mortandad en todo el mundo, así como el desplome en las economías y numerosos conflictos políticos y ambientales.

Una respuesta científica prometedora, relacionada con la respuesta preventiva al Covid-19, ha sido emprendida en Costa Rica, donde predomina una visión integral ante la pandemia que permite ver a la Salud Pública, el acceso al agua potable y el manejo de las aguas residuales en zonas pobladas como un todo, y no únicamente a través de acciones derivadas de un enfoque médico, clínico y hospitalario.

La Dra. Yamileth Astorga Espeleta, presidenta ejecutiva del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados, y el Dr. Darner Mora, director del Laboratorio Nacional de Aguas de Costa Rica, explicaron a Bayano digital los alcances de un estudio sobre aguas residuales para detectar en el ambiente la presencia del Covid-19.

Astorga Espeleta planteó que el agua es vital y no puede ser valorada al margen de la Salud Pública, simplemente porque ello asegura la calidad de vida de los habitantes. Aclaró que con una cobertura de casi el 100 por ciento en el suministro y facturación de agua potable, Costa Rica aumentó su nivel de fortaleza sanitaria.

Esa fortaleza institucional en Costa Rica ha derivado en la vigilancia epidemiológica en aguas residuales, ya que esas descargas representan una fotografía de la Salud Pública de la población y ofrecen la posibilidad de dar seguimiento epidemiológico a un agente patógeno liberado al ambiente, a través del alcantarillado o en las plantas de tratamiento.

En ese sentido, el Dr. Mora precisó que “el enfoque de epidemiología basado en la vigilancia de aguas residuales establece que hay una relación directa entre las concentraciones detectadas del patógeno de interés y la incidencia de la enfermedad en una población dada”, lo que se refleja en el seguimiento al virus registrado en varias muestras.

Subrayó que “en una gran cantidad de estudios, se ha demostrado que un porcentaje variable de la población que padece la enfermedad de Covid-19, puede excretar el virus SARS-CoV-2 a través de sus heces por periodos muy variados de tiempo que pueden ir de días a semanas (1-40 días)”. Ese enfoque es crucial para la preparación de capacidades humanas y técnicas con miras al futuro.

La concentración viral se realiza aplicando un procedimiento de filtración. En ese proceso, el virus es atrapado en una membrana. La membrana con el virus adherido es sometida a una extracción del material genético, que es almacenado en frío hasta su análisis. El resultado del examen en laboratorio de las diversas muestras obtenidas ayudará a establecer una línea base de concentración del virus.

El trabajo emprendido por la estatal empresa de Aguas de Costa Rica es aleccionador, no sólo por la novedosa iniciativa de impacto epidemiológico, sino porque confirma el papel rector del Estado en el diseño de un riguroso monitoreo que Panamá podría replicar, en especial en el manejo de residuos de aviones de pasajeros o de las sentinas de buques en tránsito a través del Canal interoceánico.

De hecho, el Dr. Mora anticipó que, si los servicios de Salud Pública y Aguas hubiesen sido privatizados, los estudios de seguimiento al virus no habrían podido ser efectuados. “Privatizar la Salud equivale a privatizar la sangre”, puntualizó el experto en la defensa de un modelo que privilegia los derechos esenciales de la humanidad y la articulación de políticas públicas a favor de un ambiente saludable.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here