Un letrero ofensivo

0
164
Residencia del Gobernador. (Foto Bayano).

Por David Carrasco

En la empinada cuesta que conduce al edificio de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), en la que sobresalen los árboles frondosos y un jardín con flores tropicales, hay un letrero que sorprende a los ciudadanos panameños y turistas que recorren las áreas canaleras, ya que identifica a la Residencia del Gobernador (de Estados Unidos), como si aún viviese allí ese inquilino de ingrata recordación.

El letrero es, en realidad, una placa cuya leyenda evoca la presencia del operador del antiguo enclave estadounidense denominado Zona del Canal, un área segregada de 1.432 kilómetros cuadrados, que se extendía a 8,1 kilómetros a cada lado de la vía interoceánica, y que se convirtió en elemento conflictivo en las relaciones diplomáticas, políticas y económicas entre Panamá y Estados Unidos.

Es inconcebible que desde 1999, bajo la administración panameña de la vía interoceánica, los directivos de la ACP hayan decidido mantener y reafirmar el antiguo nombre de ese lujoso inmueble, que perfectamente ha podido ser designado oficialmente como la Casa Museo de los Mártires del 9 de Enero de 1964, o la Residencia del Administrado, en un justificado intento de panameñización.

El general Omar Torrijos, conductor del proceso que culminó con la firma de los Tratados del Canal de 1977, rechazó la presencia del gobernador estadounidense en Panamá. En un discurso pronunciado ante la multitud concentrada en la Plaza 5 de Mayo el 11 de octubre de 1971, en un encuentro histórico, preguntó: “¿Qué pueblo del mundo soporta que contiguo a su territorio exista un gobernador (de Estados Unidos)? ¿Gobernador de qué?”, manifestó el jefe militar.

Previamente, el líder popular lanzó un desafío a los espectadores y protagonistas en ese acto de masas: “Que digan nuestros embajadores. Que digan los embajadores de las Repúblicas amigas que aquí están presentes, y los periodistas extranjeros que aquí están presentes: ¿qué pueblo del mundo soporta la humillación de ver una bandera (extranjera) enclavada en su propio corazón? ¡Qué lo digan!”.

Torrijos recordó que fue precisamente un “gobernador” de Estados Unidos, Robert Fleming, quien despachó a uniformados para reprimir a los estudiantes panameños en la gesta patriótica de 1964. De hecho, en la Zona del Canal, donde se rendía tributo a la bandera de las barras y las estrellas, regían las leyes del Estado de Luisiana, así como tribunales y penitenciarías inspirados en un modelo administrativo racista y represivo, que se sustentaba en los poderes policiales y militares.

La línea patriótica trazada por el estadista a favor de la integridad territorial dio frutos concretos, a través de la transferencia de Estados Unidos a Panamá de la vía acuática, el desmantelamiento de bases y el sistema colonial. Sin embargo, es evidente que aún falta un largo trecho para vencer al colonialismo mental prevaleciente y ejercer la soberanía plena sobre las áreas recuperadas. El polémico letrero de la Residencia del Gobernador es un claro ejemplo de ello.

Residencia del Gobernador. (Foto de la Autoridad del Canal de Panamá).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here