Monumento a Torrijos recuperará memoria colectiva

0
46

Monumento a Torrijos recuperará memoria colectiva

Por David Carrasco

Hace un año, el eximio periodista y escritor uruguayo aun recorría los caminos del mundo, escuchando las voces de indignación y contribuyendo al debate para demostrar, con argumentos sustentables, de que otro mundo es posible y que a la humanidad le compete hacerlo en medio de desafíos a escala global.

Sus reflexiones sobre papel del individuo y de la colectividad aparecen claramente reflejados en sus obras literarias, pero también en sus escritos y presentaciones didácticas, en el momento oportuno en que la crisis financiera internacional reclamaba el concurso de organizaciones sociales contestatarias a favor de la vida.

En el ámbito internacional, Galeano tal vez sea más conocido por sus éxitos de librería Las venas abiertas de América Latina (1971) y Memoria del fuego (1986), pero ha dejado un caudal de escritos y reflexiones que apuntan a la necesidad imperiosa de construir un mundo nuevo y propositivo, despojado de las conductas egoístas, corruptas, sectarias y de derroche, que corrompen al ser humano.

Fue un crítico del modelo económico neoliberal, un incesante instigador del pensamiento renovador entre los jóvenes y un censor de los intelectuales que no asumen compromisos o los que hacen alarde de sabiduría pero deprecian el valor de la tradición de los pueblos en rebeldía, que no se rinden, y defienden la soberanía.

Para el ameno conversador uruguayo, ganador del premio Stig Dagerman, considerado como uno de los más destacados autores de la literatura latinoamericana, la suerte de América Latina está determinada por una geografía compartida, un lenguaje común que la identifica, un mestizaje que le imprime fuerza genética y una visión de conjunto que ayuda a vislumbrar un futuro esperanzador.

No es casual, que en enero de 2006, se haya unido a figuras como Gabriel García Márquez, Mario Benedetti, Ernesto Sábato, Thiago de Mello, Carlos Monsiváis, Pablo Armando Fernández, Jorge Enrique Adoum, Luis Rafael Sánchez, Mayra Montero, Ana Lydia Vega y Pablo Milanés, en demanda de soberanía para Puerto Rico.

Galeano cuestionó con autoridad moral la crueldad emanada de Washington y la demencial codicia de las multinacionales, que han hostigado y exprimen a gobiernos que enarbolan las banderas de la lucha nacionalista, en defensa del patrimonio de naciones sometidas a la explotación secular y al aislamiento perverso.

De hecho, luego de haber superado una cirugía de pulmón, a causa de un cáncer, Galeano dijo en 2008, tras el triunfo electoral del presidente estadunidense Barack Obama, que “La Casa Blanca será la casa de Obama pronto, pero esa Casa Blanca fue construida por esclavos negros. Y me gustaría y espero que él nunca lo olvide”.

El mensaje a Obama fue directo y, al mismo tiempo, le advirtió que no reprodujese en Estados Unidos la sumisión racista que ocupó el centro de la novela La cabaña del tío Tom (1852), de la escritora de la escritora Harriet Beecher Stowe. Una premonición, sin duda, de que a veces, en asuntos de clases, “no hay peor cuña que la del mismo palo”, y que el trabajo sucio se lo dejan a los negros.

Su corazón dejó de latir a los 74 años de edad, luego de haber entregado al mundo reflexiones sobre temas cotidianos y éticos. De esas páginas valerosas emana una conciencia crítica, que puede ser interpretada como un legado mundial, Su apuesta por los jóvenes luchadores está sustentada en la esperanza. “Ojalá podamos ser desobedientes, cada vez que recibimos órdenes que humillan nuestra conciencia, o violan nuestro sentido común”, aseveró el escritor.

Bayano digital rinde tributo a su memoria, e invita a sus lectores a ver esta entrevista realizada a Galeano por un grupo de jóvenes que lo encontró mientras caminaba en 2011 en la Plaza Catalunya, en Barcelona, España, junto a los indignados. La entrevista vale por el contenido, el valor de la identidad y la sencillez demostrada por el protagonista, quien se negó a ser identificado como un factótum en tiempos de cambio y de voces que emergen en todo el orbe.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here