Hacia una nueva Política Exterior de Panamá

0
93
Panamá necesita una política exterior enérgica que cambie su imagen de fragilidad y sumisión.

Por Julio Yao
Analista internacional y ex asesor de Política Exterior

La siguiente propuesta para una política Exterior neutral y no alineada se entrega para su consideración como parte de una agenda de unidad organizativa que incluya especialmente a sectores medios interesados en un conformar un MOVIMIENTO nacional patriótico que ubique a Panamá en el sitial estratégico que merece por su posición y condición privilegiada.

(Conferencia y propuesta a la Central Nacional de Trabajadores de Panamá en su Vigésimo Aniversario de Fundación y a las organizaciones populares y nacionales).

La CNTP nos ha invitado a dar nuestra visión de la política exterior de Panamá y de lo que debemos luchar por conseguir.  Necesitamos una nueva política exterior concorde con la realidad internacional y el rol que nuestro país debe cumplir por razones históricas.  En consecuencia, hemos esbozado 16 puntos que expresan nuestra visión y que son a la vez objetivos de lucha.

  1. Situación mundial peligrosa amenaza a Panamá y el Canal.

La no totalmente descartada guerra nuclear no impide que se lleve a cabo una confrontación convencional o de nuevo tipo entre EE.UU., Rusia y China.  Panamá es parte del aparato militar de EE.UU. contra el querer de su pueblo.   Por razón del Canal interoceánico, nuestro país es un objetivo estratégico en cualquier  conflagración, ya que la vía acuática es vital para EE.UU.

  1. Hacia una nueva política exterior independiente y No Alineada (no a alianzas militares ni políticas; no a esferas de influencia).

Aunque Panamá en teoría pertenece a los No Alineados, no lo es en realidad.  Debemos reincorporarnos plenamene al Movimiento NOAL y rechazar toda alianza y sumisión a EE.UU.

  1. Adhesión a la Carta de la ONU (no a agresiones, intervenciones, sanciones y bloqueos) y rechazo rotundo de cualesquiera otras “reglas internacionales” no basadas en el Derecho Internacional.

Estados Unidos intenta imponer “reglas para un Nuevo Orden Internacional” no basadas en Derecho Internacional; es decir, reglas no aprobadas por la comunidad internacional.

  1. Relaciones de amistad con todos los países del mundo al margen de su ideología o sistema social, económico o político.
  2. Apego a, y cumplimiento de, los Derechos Humanos, siempre que no implique violaciones del Derecho Internacional (intervención en asuntos internos del Estado) y sea aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU. No a “intervenciones humanitarias”.

Las llamadas “intervenciones humanitarias” (Irak, Yugoslavia, Libia, Afganistán y Siria) solo enmascaran intervenciones imperialistas que destruyen a los pueblos.

  1. Neutralidad de Panamá y el Canal (destrucción por guerra, terrorismo, mercenariato, delincuencia organizada) y una nueva política migratoria: declaratoria nacional de la neutralidad de Panamá y el Canal ante la ONU, no basada en tratados con EE.UU.

La República de Panamá, incluido su Canal, debe ser declarado neutral mediante declaración unilateral de su gobierno sin que medie un tratado con EE.UU., tal como ocurre actualmente con el Tratado de Neutralidad, bajo el cual se quiere amparar la intervención unilateral de dicha potencia.

  1. Declaración de las aguas territoriales, el espacio aéreo y el Istmo de Panamá como ZONA DE PAZ, DESNUCLEARIZADA Y NEUTRAL (propuesto por JY en 1981 al MOVIMIENTO UNIDAD LATINOAMERICANA). No permitir el tránsito de armas nucleares (submarinos y destructores nucleares) ni de desechos nucleares por el Canal de Panamá, como tampoco el depósito de esa basura tóxica en territorio nacional.
  2. Organización de fuerzas armadas independientes y limitadas por la Carta Magna para proteger y defender el territorio nacional contra agresiones, transgresiones, terrorismo, narcotráfico y migraciones ilegales.

Los militares panameños no estarán jamás bajo el mando de militares extranjeros, tal como sucede en la actualidad (Comando Sur, Maniobras Panamax, Maniobras Conjuntas, Operaciones de Avanzada – FOLS).

  1. Renegociación o denuncia del Tratado de Neutralidad y de su Protocolo de Adhesión. Repudio de las enmiendas (anulables) al Tratado de Neutralidad (DeConcini, Nunn, etc.).

El Tratado de Neutralidad (TN) debe ser denunciado por Panamá — que debe desvincularse del mismo — en vista de que ha sido violado por Estados Unidos.  Las enmiendas al TN son ilegales por ser inadmisibles en tratados bilaterales.  En caso omiso, debe ser renegociado para ajustarlo al Derecho Internacional (Artículo 4 de la Constitución Nacional).

  1. Rechazo, por ser contrarios al Derecho Internacional y la Constitución Nacional, de TODOS los tratados y acuerdos (canjes de notas, memoranda de entendimiento) suscritos con EEUU al calor de la invasión de 1989; verbigracia, entre 1989 y 2021 (Arias-Hinton, 1991; Alemán Healy-Becker, 2001; Salas-Becker, 2002; Alemán Zubieta-Becker, 2002; Arias-Watt, 2003; Escalona-Bolton, 2004; Memorándum de Entendimiento de David Malpass, 2018 ; Memorándum de Entendimiento O’Brien-Alexander, 2020; el CROAN (2021) y otras decenas de acuerdos y “arreglos” que abren el Paraguas del Pentágono.
  2. Prohibición de bases, sitios de defensa o Forward Operating Locations extranjeras en o desde territorio nacional.
  3. Abandonar el Grupo de Lima y otros arreglos regionales o internacionales que contradigan nuestra independencia y neutralidad y apoyar acuerdos regionales de integración, sin EE.UU., como la Coordinadora de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC).
  4. Estudiar la posible competencia interoceánica con el Canal de Panamá: Istmo de Tehuantepec, México; Canal Seco en Costa Rica; Puertos de Colombia; Corredor Sudamericano Uruguay-Bolivia-Perú. ¿Canal en Nicaragua?
  5. Promover a Panamá como sede de la CELAC.
  6. Prohibición de la megaminería metálica y anulación de contratos actuales.
  7. Organizar un Movimiento Nacional para dar cumplimiento a esta propuesta.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here