Gobernar en tiempos de pandemia

0
341
Benjamin Colamarco Patiño

Por Benjamín Colamarco Patiño*
Especial para Bayano digital

Son tiempos complejos, inéditos, sorprendentes y cargados de riesgos que acechan a la humanidad. No podemos “bajar la guardia”.

Con orden, unidad de propósitos nacionales, sentido del equilibrio, creatividad y justicia social, debemos poder ir paulatinamente transitando hacia una “nueva realidad”, velando por el interés general, la salud pública y la pacífica convivencia ciudadana.

El Plan de Recuperación Económica, del Gobierno del Presidente Laurentino Cortizo Cohen, se ha concentrado en impactar directamente la “Demanda Agregada”, que resulta de la suma del valor del gasto de las familias, más la inversión del sector privado y público, más el saldo neto de las exportaciones menos las importaciones.

La finalidad del actual Gobierno es sentar los cimientos para reducir los niveles de la pobreza y la desigualdad entre los cinco Panamá, garantizando mayores oportunidades a la sociedad, para lograr el objetivo superior del bien común y el Estado de Bienestar, tal como se plantea en el Plan de Acción Uniendo Fuerzas.

En este sentido, las operaciones ajustadas en función de los efectos de la pandemia, se han encaminado a incidir en las actividades dirigidas a proyectos para cada sector económico y estrato poblacional, a fin de disminuir tales desigualdades.

Con esa visión, la Administración Cortizo, ha dirigido sus esfuerzos a impactar y reactivar los sectores que tienen un efecto multiplicador en la economía, lo que debe generar un incremento en la producción y, correlativamente, en la propensión al consumo, y su incidencia en la renta nacional y en el empleo, manteniendo un equilibrio sistémico, considerando su contexto e interrelación, sustentado en tres elementos: la salud, lo social y la economía.

Para ello el esfuerzo se ha focalizado en la reactivación de proyectos de infraestructura y construcción; el acceso universal a internet y a la energía eléctrica; manejo adecuado y sostenible de los recursos hídricos, dotación de agua potable y el saneamiento; además de inversión en el sector agropecuario, agroindustria, cosecha de agua, tecnificación y autosuficiencia en la producción de rubros básicos para el consumo de los panameños.

También, el acceso a crédito blando y preferencial para la micro, pequeña y mediana empresa, y para las cooperativas; la manufactura y la atracción de inversiones extranjeras, que generen empleos, con equilibrio social, sobre todo en el «Panamá de los barrios”.

Igualmente, la atención en salud, con la labor del “Equipo Unificado de Trazabilidad” (EUT), fortalecido con el Plan Panamá Solidario, que en siete meses ha llevado alivio a más de 1.7 millones de personas en condición de vulnerabilidad socioeconómica; y los proyectos de acceso a los programas educativos, virtuales y presenciales.

Toda esta proyección se ejecuta a pesar del impacto económico de la pandemia, lo que ha llevado a una reestructuración dinámica del presupuesto y el ajuste continuo en función de la limitada disponibilidad financiera, ponderando los sectores más vulnerables y aquellos que tienen mayor impacto en la recuperación económica, en la salud y en la estabilidad social.

En la Presidencia de la República, opera lo que se conoce como la «Torre de Control”, la cual cumple tareas de seguimiento, coordinación y verificación del Plan de acción.

Los Ministerios e instituciones autónomas del Estado, cumplen con la función que les asigna la Ley, y les corresponde ejecutar los planes, programas y proyectos, alineados con el Plan Estratégico de Gobierno, el Plan de Recuperación Económica (PRE); el Plan Panamá Solidario y la estrategia social “Colmena”, todo en cumplimiento de la Ley de Contrataciones Públicas vigente desde el 8 de septiembre de 2020.

De esta manera el Gobierno del Presidente Cortizo ha afrontado los retos, aplicando las normas de administración presupuestaria, armonizando las prioridades definidas con la disponibilidad real, atendiendo el «estado de emergencia» por la pandemia, y administrando los recursos públicos disminuidos por el impacto negativo en las recaudaciones tributarias y no tributarias.

Igualmente, desde la Presidencia, en equipo, se monitorea el avance de todos los planes y proyectos, fungiendo como puesto de mando estratégico, coordinador y facilitador.

El compromiso es ir edificando una sociedad que deberá sustentarse en la equidad y el desarrollo humano, integral, incluyente y sostenible, mejorando la calidad de vida de todos los panameños, en una Patria justa.

*El autor es Secretario Ejecutivo de la Secretaría para el Seguimiento a la Ejecución y el Cumplimiento del Gobierno Nacional.

Panamá, 14 de octubre de 2020.
Séptimo mes de la Pandemia

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here