Fantasma de la justicia social asusta a empresarios

0
160
Obreros protestan ante la Cámara de Comercio.

Por Jairo Pertuz
Periodista

Los sacrificados de siempre son quienes generan la riqueza. ¿Quiénes son?: el grueso de la población, prácticamente secuestrada por políticos y empresarios inconsecuentes y corruptos. Sí se puede y se debe regular los márgenes de ganancias por los abusos de la cadena de comercialización y las utilidades desmedidas de la empresa privada.

De paso, también muchos miembros de la empresa privada están sólo disfrazados como tales. En realidad, son asaltadores de caminos, sin conciencia humana, quienes sólo quieren más mercado y menos Estado, lo que a su vez frena el crecimiento de la economía. Uno por el descontrol en los precios al consumidor y por la plusvalía laboral con salarios de hambre, todo lo cual enriquece cada vez más a una clase en desmedro de las otras.

Los intereses y cargos bancarios también hay que regularlo, y todo esto es justicia social, cuyo defensor del pueblo son las instituciones del Estado. Eso no es izquierda ni comunismo, es justicia y equilibrio, como viene pasando, sin que el Estado participe en defensa de los abusos que se vienen cometiendo.

No es lo correcto. El pueblo, o los pueblos, vienen siendo abusados en su paupérrimo patrimonio y los poderes del Estado han sido convertidos en meros espectadores o facilitadores del enriquecimiento de pequeños grupos socioeconómicos.

Ciertamente, esos grupos “empresariales” sólo entienden que los gobiernos trabajen a su modo y sus beneficios. No admiten cambios, pues eso, es “comunismo”, el fantasma que siempre persigue a sus conciencias.

Señora Elisa Suárez: analice la situación y ubíquese correctamente. No siga mirando hacia otro lado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here