En busca de un transporte moderno, seguro y digno en Panamá

0
132
Pasajeros saliendo de un vagón en una de las estaciones, (Foto: Metro de Panamá).

Por Irma Tuñón Berrocal
Investigadora y activista en Derechos Humanos

El deficiente servicio del transporte en áreas metropolitanas de Panamá afecta la movilidad, la salud y las relaciones en el hogar, y resta calidad de vida en las comunidades de alta densidad demográfica como San Miguelito, Pedregal, Las Cumbres, Juan Díaz, Las Mañanitas, La 24 de Diciembre y Tocumen. Así lo reconocen analistas que abogan por la inaplazable modernización.

Hasta hace poco, miles de víctimas del caos del transporte público tenían que transportarse exclusivamente en autobuses particulares denominados “Diablos Rojos”, “Diablos Verdes” y los ilegales “Busitos Piratas”, involucrados en diversos accidentes y episodios de manejo desordenado y exceso de velocidad en las carreteras.

La crisis del transporte contribuyó a que los usuarios bloqueasen varias veces las calles en protesta por el caótico sistema vigente. Todos los manifestantes sin excepción pedían un mejor servicio de los transportistas. Ante esas demandas comunitarias, el Estado negoció y contrató a la empresa MiBus, para proveer el servicio en la ciudad de Panamá y el populoso distrito de San Miguelito. El tema sigue aún en debate.

Informes oficiales revelan que en los últimos 10 años el Gobierno invirtió más de 500 millones de dólares, con la empresa MiBus. Sin embargo, una de las quejas reiteradas es la falta de frecuencia de las unidades de autobuses, lo que provoca una larga espera de los pasajeros en las estaciones o paradas. A ello se debe que frustrados usuarios recurran a microbuses que cobran cinco veces más el pasaje real para movilizarse en la urbe.

Metro alivia demanda de pasajeros

Según los expertos, con la ejecución del sistema de transporte por vía férrea, denominado Metro, las autoridades contribuyeron a una mayor conectividad y al rápido acceso de un lugar a otro, así como a la recuperación del espacio público y mejoras en la calidad de vida de la población en áreas urbanas. En ese sentido, el Metro es útil, aunque su construcción y posterior operación no estuvieron libres de escándalos por sobrecostes.

Irma Tuñón y su hija, durante un recorrido por las estaciones del Metro de Panamá.

Con ese avance en materia de transporte, la metrópoli tiene la oportunidad de ser más humana. La transformación del modelo de ciudad, dirigido a personas que no tienen auto propio, apunta a un sistema de integración social que iguala a los ciudadanos dentro de los vagones. Hay ahora más espacio público disponible y ello es importante para las personas afectadas por el estrés causado por el embotellamiento de los automóviles.

Con esta tesis, se concluye que el Metro es un conductor del desarrollo urbanístico y organizador del espacio, como afirman los especialistas en Desarrollo Urbano.

Beneficios del Metro

La apertura oficial de la Línea 1 y la Línea 2 del Metro de Panamá augura beneficios para los usuarios de un transporte rápido y seguro, en gran parte subterráneo. Ese sistema fue puesto a prueba durante la Jornada Mundial de la Juventud 2019, al mover a contingentes humanos de distinta procedencia, en medio de una intensiva movilización.

En un recorrido reciente, en el que fue efectuado un riguroso sondeo de opinión en las estaciones, los usuarios respondieron que valoran el tiempo y el ahorro económico al viajar en el Metro. María, una joven pasajera de los vagones movidos sobre rieles, sostuvo que es forma de transporte representa una forma ágil y menos contaminante para llegar a la oficina, la escuela, el mercado y los hospitales que visita cada semana.

Línea 2 del Metro cambia la historia

Con el paso de los años, las comunidades pobres conocidas en forma genérica como Panamá Este se convirtieron en uno de los circuitos más poblados en la provincia de Panamá. Precisamente, allí se agudizó la falta de transporte hasta hacer crisis y desatar manifestaciones de rechazo al colapsado y vetusto sistema.

No obstante, con la operación de la Línea 2 del Metro de Panamá, inaugurada el 25 de abril, hubo un cambio. Se pudieron usar 21 trenes con cinco vagones que están habilitados para esa ruta de Panamá Este, que genera un intenso tráfico.

Según datos de la administración, la operación se inicia a las 5:00 a.m., y se cierra a las 11:00 p.m. De 6:00 a.m. a 8:00 a.m. viajan, aproximadamente, unas 25.000 personas. El Metro se ha convertido en el medio idóneo y más saludable para trasladarse al centro de trabajo, según el testimonio de un adulto mayor consultado en un andén. Pero los expertos en transporte también sugieren que es necesario planificar mejor para los próximos años, en procura de una ciudad más amigable, coherente y solidaria.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here