El proyecto de playas aumenta rechazo popular

0
67
Proyecto de Playas de la Alcaldía de Panamá.

Por Alberto Velásquez
Periodista y relacionista público

Recientes publicaciones denuncian la posibilidad de que una empresa con antecedentes vinculados a la corrupción tenga a su cargo, por encargo directo, el estudio de impacto ambiental para la construcción de playas en la bahía de Panamá. Ello ha aumentado las quejas de vecindarios en la cinta costera contra la empecinada decisión de la Alcaldía capitalina de ejecutar ese cuestionado proyecto en el litoral Pacífico.

Con justificada razón, vecinos de la cinta costera fundamentan sus denuncias porque además de considerar improbable el éxito de esa empresa constructora, los administradores de la Alcaldía manifiestan que una consulta ciudadana que niegue la construcción de las playas no tiene efectos vinculantes. Es decir, que si lo niegan, el proyecto “va porque va” (por la razón o la fuerza).

Los residentes en condominios en la cinta costera han manifestado al alcalde y a los representantes de corregimientos que la afluencia de público, a las posibles playas y sus posibles centros comerciales y restaurantes, generarían afectaciones. En primer lugar, pudieran afectar la atención y recuperación de los enfermos internados en los hospitales cercanos. En segundo lugar, los 120 millones de dólares presupuestados deberían ser invertirlos en mejorar las aceras, el alumbrado, la seguridad, y diversas necesidades que afectan la calidad de vida de los citadinos.

Entre los 22 corregimientos en áreas metropolitanas, podrían ser distribuidos los 120 millones de dólares, con el objetivo de atender respectivas necesidades de la población.

En cuanto a los efectos alrededor del contaminado río Matasnillo, conviene recordar el daño directo a los hospitalizados en el Centro Médico Paitilla y el Hospital Punta Pacífica. A esa realidad se sumarían el ruido y el congestionamiento vehicular que introduciría el proyecto de playas con el visto bueno alcaldicio.

Parece que la Cinta Costera es buena para ciclismo, desfiles de Navidad, desfiles de carnaval y desfiles patrios, sin pensar que los turistas que nos visitan y se hospedan en los hoteles cercanos, frente a la Cinta Costera, son incomodados hasta en los domingos y días feriados a muy tempranas horas de la madrugada con actividades festivas. El proyecto de las playas agravarla la mala imagen que se llevan muchos turistas sobre Panamá.

Para ser positivo y aportar a las inquietudes alcaldicias, a fin de descontinuar la idea de semejante proyecto, habría que considerar otras zonas, como Farfán y Veracruz, que se habilitan con menos presupuesto de lo que se proponen gastar.

Las playas en la cinta costera responden a una idea que pudo haber sido un éxito hace más de cincuenta años atrás. El alcalde está atrasado en esto y otros proyectos adicionales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here