El movimiento social y la alternativa a la crisis

0
220

La crisis provocada por el agotamiento del modelo económico neoliberal y el azote de una pandemia de Covid-19 no sólo revelan las falencias del sistema de Salud en Panamá, sino que obligan al movimiento social a reflexionar sobre la necesidad de construir una alternativa transparente que ayude a enfrentar el vaticinio de colapso y generar acciones contra el sabotaje a las más caras conquistas sociales.

El panorama desolador que agobia este país empezó a ser tejido antes de la actual crisis, y expone con claridad dos caminos posibles en un turbulento escenario: mantener los privilegios de la clase hegemónica o buscar caminos seguros en la defensa de la vida y el desarrollo humano. Las mayorías empobrecidas a causa del modelo vigente deberían elegir, en vez de resignarse a un futuro fatalista.

Una respuesta alentadora proviene de la propuesta del Foro Social Panamá, respaldado por diversas organizaciones populares para afianzar el pensamiento crítico y empezar a generar fórmulas de consenso en procura de iniciativas coherentes opuestas al modelo depredador vigente, que condena a millones de personas a la falta de empleo decente, al hambre, la pobreza y la exclusión.

El foro será realizado el 14 y 15 de agosto de este año, con el respaldo decidido de la Universidad de Panamá, el Colectivo Bayano, el Partido del Pueblo, la Central Nacional de Trabajadores, el Frente Amplio de Colón, Asociaicón de Productores de Tierras Alta, Unidos por el Agro y el grupo de reflexión Riata tras una permanente consulta a las organizaciones y fuerzas sociales que privilegian la defensa del Estado nacional debilitado por varias administraciones gubernamentales que sobredimensionaron la corrupción, el peculado, el dolo y el expolio de los bienes patrimoniales.

Sin duda, es un paso en la dirección correcta para encarar los retos del futuro inmediato, en momentos en que la falta de liderazgo y la ausencia de propuestas escriben un momento crucial. Es necesario salir del atolladero, pero sin una lectura precisa e integral de la realidad, será difícil encarar los problemas que agobian a la gente. No basta tener razón, sino adoptar un programa unitario de luchas.

Las principales reivindicaciones del país están en juego y algunos conspiran para evitar que se produzca un gran pacto social transformador. Urge tomar conciencia del desafío que enfrenta este país y demostrar la suficiente madurez para entender que Panamá jamás avanzará por la vía del neoliberalismo, y que se necesita unidad y estrategia patriótica para derrotar a los influyentes grupos antinacionales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here