El IFARHU, origen y desnaturalización

2
307
Fachada de la sede del IFARHU.

Por Alberto Velásquez
Periodista y relacionista público

El Dr. Eduardo Ritter Aislán, ex ministro de Educación, y el Dr. Diógenes Arosemena, ex secretario general de la Universidad de Panamá, jamás se imaginaron, cuando en 1959 redactaban la ley que creaba el Instituto para la Formación y Aprovechamiento de los Recursos Humanos (IFARHU), el destino final de esa valiosa y noble institución.

Ni Ritter Aislán ni Arosemena supusieron que ese gran proyecto para la promoción del desarrollo humano sería convertido en un escandaloso y vergonzoso botín.

Los gestores del IFARHU pretendían aprovechar y apoyar el talento de muchos jóvenes panameños sin capacidad económica en la ciudad y en el campo. En aquellos días, había becas nacionales e internacionales, que se perdían o eran aprovechadas por sectores influyentes.

El texto de la ley del IFARHU la conocíamos desde sus orígenes porque fue redactado en mi máquina de escribir. Entonces, yo me desempeñaba como jefe de Redacción del Diario El Día, donde el Dr. Ritter era editorialista.

Acompañé al Dr. Arosemena a la sede de la Asamblea Nacional, cuando fue aprobada la legislación, cuyo texto no preveía auxilios económicos que disfrutan en estos tiempos una serie de familiares de individuos inescrupulosos, con harto poder económico.

Hoy, da vergüenza saber que el auxilio económico concedido en forma indebida a individuos pudientes, pretenda ser justificado por elementos oficiales con la excusa de realizar estudios de importancia para Panamá.

Es inaceptable que los directivos del IFARHU no exijan a los beneficiados una certificación que justifique el uso de los dineros que el Estado les suministró ventajosamente, como si fuese un regalo de quienes pagan impuestos al fisco.

El IFARHU ha sido totalmente desnaturalizado, con el fin de favorecer a los amigos de turno, quienes, evidentemente, son unos aprovechados.

Tras el estallido de un escándalo que afecta a la imagen de transparencia y rigurosidad del IFARHU, la críticas de los ciudadanos apuntan a un joven director inexperto, calificado como “sujeto manipulable“.

Es lamentable lo que ha ocurrido en el IFARHU, una institución en la que muchos jóvenes con deseos de estudiar no lograban ni siquiera que los atendieran mientras que a otros, con carta o sin carta de diputados, pero con conexiones, recibían miles de dólares a través del llamado auxilio económico.

Luego de las denuncias presentadas contra esos despropósitos, las autoridades judiciales tendrán en sus manos la posibilidad de arreglar el entuerto cometido, pero dudo mucho que al final del camino los objetivos originales sean alcanzados.

El aprovechamiento de los fondos públicos será siempre para los llamados “juega vivos“ (pelechadores), quienes han cultivado los antivalores en la sociedad en los últimos años y afectan a jóvenes humildes con ansias de superarse.

2 COMENTARIOS

  1. Tienes toda la razón. La Ley la han manipulado los diferentes gobiernos de turno y le ha realizado reformas de acuerdo a los intereses personales y no de acuerdo a los más necesitados.

    • Estimado Dr. Gastón Dormoi:

      El IFARHU existía antes de la llegada poder del general Omar Torrijos. Durante su gestión el IFARHU amplió los beneficios a becarios en todo el país, entre ellos campesinos e indígenas que ingresaron al sector educativo. Las capas medias de la población pudieron acceder a carreras como las de Medicina y Arquitectura, en la Universidad de Panamá, que en la década de 1960 tenían un carácter elitista y selectivo. Sin duda alguna, hubo un salto cualitativo en ese ámbito. Tras la muerte de Torrijos, se desnaturalizó el proyecto educativo. Hoy, el país sigue pagando la falta de una Reforma Educativa, que fue derrotada por las presiones de grupos retardatarios opuestos al desarrollo humano.

      Agradezco su interés en aclarar una duda histórica y aprecio su mensaje.

      Atentamente,

      David Carrasco
      Director de Bayano digital

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here