El gol de Panamá

0
221
Marta Cox, tras anotar un tanto al elenco francés. (Foto: Getty).

Por Jairo H. Pertuz S.
Analista internacional

El día 2 de agt/23 será recordado de por vida por el pueblo panameño, así como por los pueblos americanos, especialmente latinoamericanos, cuando la joven futbolista Marta Cox abrió la puerta del encierro discriminador deportivo, anotándole un gol de fantasía a la selección de Francia en un torneo mundialista.

Marta es una joven de extracción humilde de los barrios empobrecidos de este pequeño pero histórico país de sólo cuatro millones de habitantes. El hecho trasciende, no sólo en el mundo deportivo, sino en la esfera social que somete y discrimina a los países del llamado Tercer Mundo, como de categorías inferiores.

Los pueblos de América Latina vienen demostrando sus capacidades y talentos, pese a todas las imposiciones arbitrarias y mañosas que continúan dando en la comunidad de naciones.

En ese escenario deportivo, a pesar de un arbitraje irregular a favor del equipo francés, las jovencitas panameñas de la mal llamada periferia, demostraron qué cuando hay voluntad y entrega por las causas nobles y justas, se pueden encontrar logros enaltecedores y de cambios en las apreciaciones y los hechos en el devenir de los pueblos.

Las deportistas del fútbol panameño, como de otras disciplinas, ratifican qué la «superioridad» de supuestas potencias es un mito en toda disciplina humana, deportiva, económica, social o política. Tal vez, sin imaginarlo, nuestra joven futbolista panameña Marta Cox, acaba de dar una lección de superación de barreras y mitos, y que los pueblos de América Latina están llamados a ser protagonistas y banderas de justicia, creatividad y triunfos en equipo.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí