El contralor general y la corrupción

0
83
Contralor general Federico Humbert. (Foto: Metro Libre).

Por Alberto Velásquez
Periodista

Un reciente escándalo, aún en desarrollo, sobre los dineros arrebatados al deporte nacional, constituye un nuevo eslabón vergonzoso, en la cadena de casos de corrupción que azota a Panamá desde hace varios meses.

El caso en Pandeportes, y sus principales dirigentes, no es más corrupto que los producidos por la empresa confesa de la mayor corrupción en Latinoamérica, como lo es Odebrecht.

La casi comprobada corrupción en el deporte panameño es profundamente lamentable. Se trata de acusaciones a cabecillas inescrupulosos que han horadado una de las más sublimes actividades humanas, que en Panamá ha sido, con algunas pocas excepciones, una víctima vestida de harapos, con grandes necesidades, tanto de los atletas como de sus sacrificados entrenadores y demás equipos humanos.

El escándalo en Pandeportes, el colmo de los casos de corrupción, tiene un componente ineficiente que radica en la misión fiscal que debe demostrar la Contraloría General de la República en la supervisión de las instituciones del Estado.

Faltando pocos meses para que finalice el actual gobierno, se destapa el timo al deporte nacional, por la compra de bolsas de comida a sobreprecios, de bates de béisbol por más de 300 balboas por unidad, implementos deportivos que nunca llegaron a sus federaciones y menos a los deportistas, y otros hechos dolosos que deben ser repudiados. ¿Dónde estaba el contralor general para impedir que ello ocurriese?

Al igual que en los casos que estremecen y socavan al deporte, la ciudadanía ha seguido estupefacta otros episodios de corrupción, como los que genera nacional e internacionalmente la empresa Odebrecht y sus filiales, sin que se demuestren con fuerza las decisiones vinculadas al desfalco al erario público del dinero de todos los panameños.

Para colmo de la incompetencia, y quizás en complicidad con la mayor empresa coimera nacional e internacional, como lo es Odebrecht, el contralor general ha permitido ‒presuntamente bajo un esquema de legalidad‒, que esa compañía participe en nuevas licitaciones de obras públicas convocadas por el actual gobierno. ¿En algún momento tendremos en Panamá gente con pantalones para impedir los deleznables actos de corrupción?

Sede de Pandeportes. Aquí se ventila un gran escándalo de corrupción. (Foto: Pandeportes).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here