EEUU prepara nueva ofensiva contra Venezuela

0
19
Fuerzas Armadas de Venezuela se movilizan en defensa de la integridad territorial.

Por Marco A. Gandásegui, hijo
Profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del CELA

El presidente Nicolás Maduro tomo posesión por segunda vez del Ejecutivo venezolano en medio de una crisis creada por la ofensiva del gobierno de EEUU en contra de la República Bolivariana. Desde hace 20 años, cuando ganó las elecciones presidenciales el comandante Hugo Chávez, Washington no descansa en sus intenciones de poner fin a las reformas radicales introducidas por el gobierno que se autoproclama “socialista del siglo XXI”.

Los dos grandes partidos políticos de EEUU –Republicano y Demócrata– coinciden que los gobiernos bolivarianos no responden a sus intereses. En primer lugar, no gustaban de la retórica del fallecido Chávez y tampoco les agrada la persona (origen obrero) de Maduro. Más importante, rechazan la política bolivariana de poner al servicio de la población las enormes riquezas de Venezuela.

Para combatir esa iniciativa, Washington –bajo gobiernos demócratas y republicanos– ha aplicado todo tipo de sanciones económicas para crear un caos en el mercado interno de la patria de Bolívar. A la vez, ha creado una alianza de la muerte con 12 gobiernos latinoamericanos en el Grupo de Lima y reclutó a la Comunidad Europea. La lista no incluye atentados contra los principales líderes de gobiernos bolivarianos, tampoco las amenazas militares del Pentágono, ni el congelamiento de propiedades venezolanas en EEUU.

A nivel popular, en EEUU la propaganda (o “fake news”) ha creado un desencuentro por parte de sectores muy amplios de la opinión pública norteamericana que creen que en Venezuela hay una ‘dictadura’ (a pesar de haber celebrado 25 elecciones en los últimos 20 años). Pero hay sectores muy importantes que conocen la diatriba de los medios de comunicación cuando atacan a los gobiernos latinoamericanos reformistas o progresistas. A las acusaciones de que son traficantes de drogas, que asesinan a su población, que obligan a la gente a pasar hambre han agregado una nueva: Ahora también son acusados de delitos “humanitarios”. Esta última pieza se la atribuyen a Hilary Clinton cuando era secretaria de Estado del presidente Obama.

Según un Think Tank en Washington, “puede esperarse un escenario internacional con más presión diplomática, con sanciones más duras y con más coordinación entre países latinoamericanos y la Unión Europea. Hasta el momento la presión y las sanciones no han tenido mayor impacto, por lo que no descarto la posibilidad de que (Maduro) vaya a durar. Mucha gente ha subestimado su capacidad de resistir, pero todavía tiene recursos para hacerlo”. Agrega que Maduro “casi no tiene oposición porque esta tiene miedo, está agotada o se ha ido del país. Y la cúpula militar parece que todavía es leal, por lo que su posición interna parece segura”.

Michael Shifter, de Diálogo Interamericano, no menciona el recurso más importante que tiene el gobierno bolivariano que es el pueblo venezolano. Los manuales político-militares de EEUU consideran que el arma más poderosa para someter a un pueblo es derrotarlo por la vía de la penuria: cortarle el acceso a bienes de consumo básico, golpear su auto-estima y desmovilizarlo. Shifter opina que “primero (EEUU) va a tratar de formar una alianza con gobiernos afines, entre ellos Colombia y Brasil, para intensificar las sanciones. Ya han experimentado con varias sanciones al sistema financiero y puede haber más. Están considerando todas las opciones, entre ellas cortar la compra de petróleo, aunque todavía hay un debate sobre lo que eso implicaría”. No menciona la intervención militar que, según el presidente Trump, es una opción que no descarta. Sólo la mención de Colombia y Brasil, países que comparten extensas fronteras con Venezuela, es un indicio que está vigente la opción militar.

Shifter reconoce que el gobierno de Maduro tiene la fuerza necesaria para enfrentar la ofensiva de EEUU. Propone una salida negociada aparentemente entre Washington y Caracas. Señala que la oposición no tiene capacidad. “Hay que buscar la manera de crear una oposición más coherente y con líderes legítimos”. ¿Se puede manufacturar un liderazgo político donde no existe una base social?

Shifter también se refiere a la ‘izquierda’ latinoamericana que pareciera estar retrocediendo ante gobiernos de derecha como el que preside Jair Bolsorano en Brasil. “Los que piensan que (la izquierda) se acabó en América Latina y que no volverá a aparecer están equivocados. Si los gobiernos de derecha no tienen éxito, la izquierda va a estar ahí para reemplazarlos. Si Bolsonaro o Duque son un desastre, ¿quién cree que va a ocupar ese espacio?”.

Venezolanos en las calles.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here