Denuncian crímenes contra periodistas en México

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) está publicando una serie de informes sobre países en los que los índices de impunidad de los delitos contra los periodistas amenazan gravemente la libertad de prensa.

0
29
Denuncian crímenes contra periodistas en México.

FIP

Bruselas – Catorce años después de que el ejército mexicano iniciara la guerra contra el narcotráfico, los crímenes contra los trabajadores/as de los medios de comunicación y las desapariciones de periodistas han sido una constante por la violencia sistémica surgida del conflicto.

México sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para los/as periodistas. La Federación Internacional de Periodistas (FIP) ya ha documentado 10 asesinatos en lo que va de 2020, que se suman a los más de cien asesinatos (161 hasta la fecha de este informe) producidos desde 2006, año en el que se inició la llamada “guerra contra el narcotráfico”.

Una “guerra” que, tras la decisión del entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa de enviar al ejército mexicano a luchar contra los cárteles en el Estado de Michoacán, se ha cobrado la vida de más de 250.000 mexicanos y la desaparición de cerca de 61.000 personas. A pesar de que el actual presidente Andrés Manuel López Obrador declaró en 2019 que la guerra había terminado, la violencia sigue causando estragos en la población mexicana.

La FIP ha monitorizado y denunciado de forma sistemática la situación de violencia contra los/as trabajadores/as de los medios de comunicación en México en numerosas publicaciones, declaraciones, campañas y acciones.

La violencia y los crímenes contra periodistas está muy extendido en todo el país. La violencia, los asesinatos, las desapariciones, las violaciones y los desplazamientos de periodistas se dan en todas las regiones de México. En su gran mayoría, estos crímenes producidos por organizaciones criminales y paramilitares. Debido a esta violencia y a la necesidad de silenciar las investigaciones periodísticas, los/as periodistas son el blanco especial del crimen organizado y sectores de poder en connivencia con ellos.

A pesar de que México ha adoptado durante años mecanismos específicos para proteger a los/as periodistas, como la Ley de Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas y la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), los crímenes han seguido aumentando, lo que pone de manifiesto que dichos sistemas han fracasado a la hora de garantizar la seguridad de losa/s periodistas. Al mismo tiempo, otras autoridades estatales, como el poder judicial, no logran, año tras año, proporcionar a las víctimas y a sus familias ningún tipo de justicia o reparación.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México -creada el 3 de mayo (Día Mundial de la Libertad de Prensa) de 2019- ha reconocido que existe “un nivel de impunidad del 90% en los delitos de homicidio, desaparición y ataques contra medios de comunicación”, porcentaje que aumenta aún más al incluir otras agresiones como las amenazas en redes sociales.

Un número alarmante de periodistas desaparecidos/as

México es también ‒según la Comisión Nacional de Derechos Humanos‒ un país con un número alarmante de reporteros/as desaparecidos/as: entre 2005 y 209, se ha reportado la desaparición de 21 periodistas. Tal es el caso del periodista Agustín Silva Vázquez del periódico “El Sol de Istmo”, desaparecido el 21 de enero de 2018 y cuyo coche fue encontrado al día siguiente.

La gran mayoría de estos crímenes siguen impunes, como el caso de Javier Valdez, un periodista reconocido por sus informaciones sobre el narcotráfico y que fue asesinado el 15 de mayo de 2017. El asesinato en abril de 2012 de Regina Martínez Pérez, periodista de del diario Proceso, también sigue sin resolver.

El asesinato de la periodista Miroslaya Breach, quien informaba sobre el crimen organizado, el narcotráfico y corrupción, el 23 de marzo de 2017, es de los pocos casos en los que los asesinos han sido condenados.

Los medios de comunicación mexicanos y las organizaciones de derechos humanos calificaron la sentencia de “histórica” y “emblemática” porque se trataba del primer juicio por el asesinato de una mujer periodista que se celebraba a nivel federal y en el que se declaró culpables a los autores del crimen.

Muy pocos casos han sido resueltos

Según el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), el afiliado de la FIP en México, el 95% de los crímenes cometidos contra periodistas han acabado sin condena de los autores materiales e intelectuales.

De acuerdo a Alejandra Ibarra Chaoul, miembro de Defensores de la Democracia y que condujo un estudio exhaustivo sobre los 140 asesinatos de periodistas ocurridos desde el sexenio del ex presidente Calderón, sólo se han confirmado cuatro condenas y sentencias y doce personas que han sido condenadas aún pueden apelar. En 3 décadas apenas el 5 por ciento de los crímenes contra periodistas han sido resueltos y los responsables condenados.

Asesinatos en México: Una preocupación global

La FIP y la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe FEPALC lanzaron la campaña “Proteger al mensajero para hacer llegar el mensaje” y emprendieron una misión conjunta en México en 2017. Ambas organizaciones han actuado y han hecho demandas públicas y han mantenido reuniones con el gobierno, así como en informes para medios de comunicación y redes sociales. También han apoyado movimientos por el fin de la impunidad y la justicia contra los asesinos y los autores intelectuales detrás de los asesinatos de periodistas.

Por todas estas razones, la FIP ha seguido instando a las autoridades mexicanas a que adopten medidas urgentes para mejorar el funcionamiento del Mecanismo de Protección para los/as defensores/as de los derechos humanos y periodistas. En particular, exige que las autoridades judiciales resuelvan de inmediato los casos pendientes y avancen definitivamente hacia la reparación de las víctimas. Sólo así México podrá finalmente reducir los alarmantes niveles de impunidad.

Con motivo del Día Mundial contra la Impunidad, el SNRP exige al gobierno de México que se haga justicia por los asesinatos cometidos contra periodistas y trabajadores/as de la prensa, así como que se castigue a los asesinos y a quienes ordenaron los crímenes contra al menos 161 trabajadores de los medios de comunicación perpetrados en los dos últimos decenios. “También exigimos que el presidente Andrés Manuel López Obrador se mantenga firme en su promesa de poner fin a los asesinatos de periodistas en México y de acabar con la impunidad de los crímenes contra ellos/as, incluidos los cometidos durante su administración”.

* Fuente: CNDH México + Lista de periodistas asesinados de la FIP

La CNDH registra 147 periodistas asesinados desde 2000 hasta el 4 de mayo de 2019. Para llegar a la cifra de 161, sumamos los casos registrados por la FIP.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here