De Simón Bolívar a Gustavo Petro

Comunismo, socialismo, socialismo del siglo XXI y el progresismo en América Latina.

0
85
Gustavo Petro y Simón Bolívar. (Foto Especial).

Por Antonio Saldaña
Abogado y analista político

Ahora que se ha desatado una “cacería de brujas” o anticomunismo trasnochado —que rememora la época del remonismo-macartismo de mitad del siglo pasado—, producto del enorme terror causado a las clases dominantes, el “revolcón popular“ iniciado el pasado 9 de julio, es oportuno y pertinente realizar la siguiente recapitulación conceptual:

El comunismo es una utopía igualitaria formulada en 1848 por Karl Marx y Friedrich Engels, mediante su afamada obra, “El Manifiesto Comunista“ (Tomo I, Obras Escogidas de K. Marx y F. Engels, Instituto de Marxismo-Leninismo, adjunto al CC del PCUS, 1955).

Dice el “manifiesto“ que la “historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases“, de manera que no es lo que caracteriza a la propuesta proletaria. El rasgo distintivo y fórmula única del comunismo es la “abolición de la propiedad privada”. Dicen los fundadores del comunismo científico: “Os horrorizáis de que queramos abolir la propiedad privada. Pero en vuestra sociedad actual la propiedad privada está abolida para las nueve décimas partes de sus miembros“. Finalmente, declaran que “en sustitución de la antigua sociedad burguesa (capitalismo), con sus clases y antagonismos de clases, surgirá una asociación en que el libre desenvolvimiento de cada uno será la condición del libre desenvolvimiento de todos“. En síntesis, el ideal comunista (sin Estado y sin clases sociales y sin luchas de clases) no ha sido llevado a la práctica, a la realidad, en ninguna parte de la Tierra. Y, por esa misma razón, es un absurdo político el anticomunismo desaforado impulsado por mentes obtusas, atormentadas e ignorantes.

Por otro lado, el socialismo se define como la sociedad de tránsito entre el capitalismo y la edificación del comunismo. Allí impera la denominada “dictadura del proletariado“, partido único, propiedad social de los medios de producción y subsisten las clases y la lucha de clases. Ejemplo de regímenes socialistas: la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas ((URSS) y, actualmente, con sus variantes la República Popular de China, la República Democrática de Corea (Corea del Norte) y la Republica Socialista de Cuba.

Todos los demás gobiernos en América Latina que la derecha imperialista y las oligarquías subalternas de indoamérica denominan como socialistas o comunistas, no son más que democracias populares algunas, y otras, formas autoritarias del sistema capitalista. Tal es el caso de Bolivia y Argentina, las primeras y; Nicaragua y la República Bolivariana de Venezuela, las segundas. El líder populista Hugo Chávez le denominó “Socialismo del S. XXI“.

Un caso particular de regímenes populistas (democracias populares), son los instalados recientemente en el poder en Chile y Colombia. El presidente colombiano Gustavo Petro ha bautizado este nuevo modelo político como, progresismo”. “ALIANZA HISTÓRICA POR COLOMBIA“, conformada por una amalgama de fuerzas de izquierda, “comunidades étnicas“, socialdemócratas, liberales y hasta conservadores.

¡Así de sencilla es la cosa!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here