Contraofensiva de quienes detentan el poder en Panamá

0
262
La juventud panameña rechaza la entrega de la soberanía.

Por Virgilio Cerrud A.
Sociólogo

Quienes creen o hayan creído que la lucha contra la extracción minera a cielo abierto era fácil, no conocen contra quienes nos enfrentamos. Tirios y troyanos se han confabulado contra el pueblo y sus sagrados intereses nacionales.

Señores: los patriotas panameños enfrentaron al naciente imperialismo norteamericano desde el mismo inicio de la separación de Panamá de Colombia. Los colonialistas tenían como objetivo no sólo construir un canal en este país, sino apropiarse de una franja territorial para establecer un enclave colonial con bases militares, agentes civiles y judiciales, como sustento de ese nuevo imperio.

Ha sido una larga lucha de más de seis décadas, con su momento cumbre: el sacrificio de la juventud estudiosa de enero de 1964. Esa juventud avanzó luego inspirada por el liderazgo del general Omar Torrijos, con el apoyo del pueblo, para ponerle fin al enclave colonial en la llamada Zona del Canal, a través de los tratados Torrijos-Carter.

Hago esta síntesis apretada para ubicar a la juventud en su contexto y el papel que debe jugar en esta coyuntura. Hoy, nos da lecciones de “civismo”. Por ese motivo, el poder mediático y económico nos la quieren arrebatar, tratando de desligar a la juventud de su verdadero papel: la contribución a la verdadera transformación que necesita la sociedad panameña y su sufrido pueblo, sometido a la política neoliberal del capitalismo salvaje.

Ese poder mediático y el real económico se confabulan con el ejecutivo, legislativo y judicial para frenar, contrarrestar y desvirtuar las verdaderas demandas del grueso de la población panameña: ”tener un Panamá verde, libre de contaminación, de minería extractivista, de empresas transnacionales, estás últimas con el apoyo de malos empresarios panameños y los desgobiernos que saquean descaradamente las riquezas del pueblo panameño”.

De ahí, de la ofensiva empresarial, que utiliza a las corporaciones mediáticas y a sus trabajadores para impulsar la división ficticia de pueblo contra pueblo. ¡Cobardes!

Por otro lado, solicitan al Órgano Ejecutivo ”poner orden”, inclusive a la Fuerza Pública. No escatiman esfuerzos y utilizan no sólo a malos comunicadores sociales, sino a profesionales del derecho al servicio de sus empresas para confundir a la opinión pública.

Señores: esta lucha esta enmarcada en el respeto a la vida, a la soberanía, al ambiente, a la flora y fauna, a las tierras de los campesinos, a nuestras riquezas hídricas, a nuestros mares y a la Educación.

Asimismo, resalta la lucha contra la corrupción, el clientelismo, la contratación directa en obras públicas, los que nos niegan el acceso a la salud, el desempleo, los intermediarios y especuladores, los bajos salarios, los sicarios homicidas a sangre fría, contra la intromisión norteamericana; en fin, la lucha contra la rancia burguesía parasitaria, entreguista, especulativa, vendepatria, que ha gobernado por más de un siglo este terruño y no ha podido sacar al pueblo panameño de la pobreza y menos del subdesarrollo.

Sigamos firmes en la batalla contra el Contrato Ley 406.

¡Así, de sencilla es la cosa!

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí