Con amenazas jamás mejorarán las estadísticas de Covid-19 en Veraguas

0
67
Centro de Salud de Ponuga, en Veraguas. (Foto: La Verdad).

Por Roberto Rolando Rodríguez
Periodista

No fue de buen gusto la amenaza de las autoridades de Salud, en cuanto a la provincia de Veraguas, por el número de pacientes que dieron positivos en pruebas de laboratorio del Coronavirus (Covid-19).

Para una provincia rebelde como Veraguas, no es justo proferir, ni en relajos, una amenaza como la que se escuchó, porque ello no contribuye en nada al esfuerzo conjunto de aplanar la llamada curva epidemiológica.

Las causas de la presencia del Covid-19 en esa región del país no se deben a la indisciplina social y menos a un gen rebelde de mis paisanos.  En realidad, tiene que ver más con el abandono de las instalaciones de Salud y el deterioro de los programas de desarrollo social, económico y la extensión territorial.

Veraguas posee costas en ambos mares y es más grande que Herrera, Los Santos y Coclé juntas. Ello amerita una atención especial y urgente por parte del Estado.

Una comunidad como Calovébora, localizada en el norte de la provincia, es de difícil acceso por tierra, mientras que Ponuga, en el sur, hace el contraste de lejanía. Sus habitantes tienen que movilizarse desde áreas remotas para la compra de alimentos e insumos hasta la ciudad de Santiago, la cabecera provincial A su vez, las áreas rurales del distrito de Cañazas reflejan escenas de pobreza.

Además, ocurre otro fenómeno: la migración de gente que busca empleo. Parece que nadie se ha puesto a analizar que, tras el cierre de la mina de cobre en la provincia de Colón, muchos jornaleros veragüenses se fueron a refugiar a su tierra natal. Pero, tal vez, ya muy tarde, porque con ellos viajó el maldito virus. Sumado a ello, se percibe una atención médica insuficiente, por más que hubo medidas preventivas adoptadas en el ámbito provincial. Asimos, hubo detenciones de personas en las calles.

Veraguas no necesita de amenazas alguna. Lo que necesita en estos momentos, es una atención prioritaria que contemple cuáles son sus áreas afectadas y poner en lanza en ristre un plan efectivo. Los veragüenses esperamos una rectificación ante los desatinos.

Hay que inspirarse en la escultura de Juan Demóstenes, el cacique Urracá y otros grandes de nuestra provincia. Hoy día, muchos usan mascarillas para acompañar el esfuerzo provincial de quedarnos en casa. Sin embargo, hay que tener presente algo muy importante: no es con amenazas y represión a la gente que se ganará la batalla contra la pandemia de Coronavirus en la combativa Veraguas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here