Un Perseo para la “Medusa” panameña

Nuestra sociedad cuenta con una “Medusa”, la Policía Nacional, a la que no miramos para no convertirnos en piedra.

0
783
Mitos y Leyendas. Alegoria de Perseo y Medusa

Un Perseo para la “Medusa” panameña

La Policía Nacional, cuenta con 5,195 oficiales para 12,759 unidades de tropa (policía de calle),  un 40% de oficiales es decir, 4 oficiales (gerentes) para cada 10 colaboradores de calle insólito!!!

Jose Eduardo Sam Rojas 
Colaboración para Bayano digital
jesam1758@gmail.com

En la mitología griega existió un monstruoso ser con cuerpo de mujer, cubierto de escamas, con una cara a veces terrible, cuya cabellera está formada por serpientes que se arremolinan en su cabeza. Esta fue la mítica Medusa, que adornó muchas puertas, frentes de edificios, escudos de guerra, etc., con el fin de alejar el mal y tener con su horripilante presencia la protección sobre cualquier amenaza, pues todo el que la miraba de frente se convertía en piedra.

Medusa era mortal y el héroe Perseo partió para matar a Medusa, aunque la gente se burlaba de su pretensión. En su equipo contaba con un espejo de Minerva para evitar ser petrificado, unas sandalias aladas de las ninfas, el yelmo de Hades, que lo haría invisible, una bolsa de cuero para llevarse la cabeza de Medusa, y una espada que le dio Mercurio.

Mientras Medusa dormía junto a sus hermanas llamadas las Gorgonas, Perseo fue trasladado por  sandalias aladas al lugar donde estaba tendida. Se puso de espaldas y, utilizando el espejo de Minerva para ver hacia atrás sin peligro de ser petrificado, se acercó a Medusa y de un solo tajo de su espada le cortó la cabeza y la metió en la bolsa

Nuestra sociedad cuenta con una “Medusa” en la Policía Nacional, a la que no miramos para no convertirnos en piedra. Cada gobierno de turno sustenta que nos protege del hampa y los malhechores, y no menos alejado de la verdad, han respetado y mantienen el orden constitucional luego de la Invasión a Panamá de 1989.

Dadas estas funciones en una sociedad plagada de la “percepción” de alta delincuencia, le hemos permitido a la Policía desarrollarse sin una acertada supervisión de sus inversiones y recursos, gozando de incrementos de salarios y equipos sin establecer una planeación a corto, mediano y largo plazo de su conformación y responsabilidad; y lo más importante, todo sin resultados notables.

En la planilla de junio de 2018 del sitio web de la Policía Nacional, vemos que cuentan con 5,195 oficiales para 12,759 unidades de tropa (policía de calle); hay 40% de oficiales vs el total de agentes, o sea 4 oficiales (gerentes) para cada 10 colaboradores de calle, insólito!!! Necesitamos mejorar el patrullaje y cortar los “jefes refrigerados” enfrascados en el tejemaneje administrativo, pues sabemos que el delito está en las calles.

¿Será que esta correlación de fuerzas está ligada a la “percepción” de pobres resultados?

En los tiempos del “noriegato”, solo había en las Fuerzas de Defensa 8 Coroneles (hoy 118 Comisionados) y 16 Tenientes Coroneles (hoy 94 Subcomisionados), que al parecer tenían mejores habilidades y conocimientos para dirigir la lucha contra el hampa y los quehaceres militares.

Más importante aún…no le vemos a esta “Medusa” panameña el sacrificio presupuestario que significarán para el erario público (si es que ya no lo está ejerciendo), los altos salarios, gastos de representación, antigüedades y sobresueldos por estudios, prometidos a estos oficiales; sin hablar de la jubilación especial que hemos aceptado por ley.

¿Qué haremos con el presupuesto de esta Institución -y del Estado- si la mayoría de los 2,636 subtenientes actuales escalan al puesto de los 118 comisionados de hoy, con un salario mensual de $4,300, gasto de representación por $1,500 y antigüedad  entre $500 y 900?

¿Cómo, y a qué costo, pagará esta sociedad la jubilación a 25 años de servicio con el último salario de este personal?

En nuestra ingenua democracia este es el caldo de cultivo de una agresión futura, por falta de visión y planificación en el manejo de esta Institución, en fin, por no querer mirar lo que está ocurriendo y que, tarde o temprano, afrontaremos con grandes heridas y riesgos.

Así, como los dioses griegos enviaron a Perseo para cortar la cabeza de Medusa en la antigüedad, solicitamos al Gobierno Nacional tomar acciones para evitar medidas extremas futuras. Debemos evaluar: proporción de oficiales y agentes apropiados para nuestra población, comparado a otros países; méritos y tiempo requerido para ascender un grado policial y el estudio actuarial de la jubilación especial comprometida, entre otros. ¿Necesitamos tener una populosa escuela de oficiales? ¿Por qué no formar lo requerido en el extranjero?

Sólo enfrentando al monstruo con la decisión de Perseo, mejoraremos la protección y servicio a la sociedad panameña… y evitaremos convertirnos en piedra!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here