Ciberterrorismo, Panamá está bajo ataque

0
252
André Conte (Foto tomada de su cuenta en Facebook)

Por Cecilio E. Simon E.
Redacción de Bayano digital

La detención de André Conte, un activista vinculado al opositor Ricardo Lombana, ex candidato a la presidencia de la República, “investigado por la presunta comisión de delitos informáticos en perjuicio de la Policía Nacional” pone de manifiesto lo que el estadounidense Clay Wilson, Especialista en Tecnología y Seguridad Nacional denomina “ciberterrorismo”. En su reporte al Congreso del 17 de octubre de 2003 Wilson señala que el “ciberterrorismo” puede definirse como el uso de computadoras por motivos políticos como armas o como objetivos, por grupos o agentes clandestinos con intención de violencia, para influir en la conducta de la población o provocar a un gobierno para cambiar sus políticas.

Ricardo Lombana y André Conte

 

Otros expertos en seguridad, dice Wilson, creen que un ataque informático puede generar un miedo potencialmente comparable al de un acto físico de terrorismo. La «severidad de los efectos», de los ataques informáticos puede tener un alcance limitado, pero puede provocar la muerte o lesiones.

Provocar la pérdida de confianza por las acciones gubernamentales y en la economía, también puede calificarse como “ciberterrorismo”. Puede tener alcance internacional, cuando la confrontación es entre Estados o con un “grupo terrorista” está situado fuera del país.

Desde julio de 2019 circula por las redes sociales un Tweet de Gabriel Santana, secretario general del Partido Primero Justicia, que ha desarrollado violentas acciones en el Municipio de Chacao al Este de Caracas en respaldo al autoproclamado Juan Guaidó en Venezuela.

En el mismo Santana, “agradece a @movinpanama” la oportunidad de permitirle compartir con ex candidatos a diputados y dirigentes políticos panameños, en las sesiones de entrenamiento del taller para “activistas políticos”.

Gabriel Santana agradece a @movinpanama

Las innovadoras formas de movilización, la intimidación, ridiculización y desconocimiento de las autoridades, para paralizar la acción gubernamental, igual que el activismo en las redes sociales, para provocar la desconfianza y el miedo en la población, son algunas de las tácticas empleadas por la oposición en Venezuela, que han sido trasladadas a Panamá por la juventud de MOVIN.

El “ciberterrorista” Conte, quien fuera candidato independiente a diputado en el circuito 8-8 durante las pasadas elecciones, fue uno de los jóvenes que participó en el referidh taller, dictado por la oposición venezolana. Su entrenamiento, que incluye, supuestamente, la intrusión en los servidores del Estado, constituye un grave delito de «ciberterrorismo» internacional y su campo de batalla es el ciberespacio.

Al parecer, la tarea que se le asignó es provocar su detención, para generar un movimiento nacional (e internacional) que demande su libertad, como preso político de “la dictadura”, como lo hizo la oposición venezolana con Leopoldo López, líder opositor del Partido Primero Justicia.

Presionar al gobierno panameño para que desconozca la legitimidad de las autoridades constituidas y electas en Venezuela, la supuesta intrusión de Conte al servidor de los organismos de seguridad del Estado, la creación de comando “ciberterrorista” denominado “Foco”, integrado después del “taller para dirigentes” para hostigar a las autoridades en las redes sociales. Crear un clima de desconfianza, provocar la paralización las políticas públicas relacionadas con la lucha contra la COVID-19 y atemorizar a la población con la difusión de “FakeNews”, son algunos de los objetivos que Clay Wilson  define como “ciberterrorismo”.

Articulación de André Conte con Foco Panamá

253 policías para un valiente protestante en la Asamblea

 

Como resultado, el “ciberterrorismo” desatado es potencialmente tan lesivo como el terrorismo físico. El hostigamiento y la desconfianza que pretende paralizar las acciones de gobierno, conduce evidentemente a muertes y lesiones de los panameños, diezmados por la COVID-19, que demandan la solución de la grave crisis sanitaria porg la que atraviesa el país. ¡Sin duda Panamá está bajo ataque!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here