Centro Bancario Internacional sigue estable pese a la crisis

0
65
Distrito bancario financiero de Panamá.

Por David Carrasco

La Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) confirmó la estabilidad del Centro Bancario Internacional, cuyos activos totales alcanzaron en el primer semestre de 2020 los 129.189 millones de dólares, y anunció que hará respetar la moratoria en los préstamos sobre inmuebles decretada por el Gobierno a causa de la pandemia de Coronavirus (Covid-19).

Así lo confirmo el jueves en conferencia de prensa a través una plataforma digital el superintendente de bancos Amauri Castillo, en alusión a un informe de Estabilidad Financiera, en el que destacan fortalezas, pero también diversos desafíos globales que alcanzan sectores financieros, laborales y crediticios en este país.

El estudio presentado por Castillo y funcionarios de la SBP resalta el mayor crecimiento de los depósitos de la banca privada panameña y la banca privada extranjera, y un menor impulso crediticio que estimularon condiciones de liquidez del sistema financiero, que implican la aplicación de requerimientos regulatorios.

Sin embargo, el informe divulgado por Castillo formuló estimaciones oficiales conservadoras, al plantear que la economía local caerá 6,3 por ciento al cierre de este año, debido a la paralización e incertidumbre en la que se encuentran diversas actividades productivas debido al Covid-19. El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) vaticina que ese declive alcanzaría hasta el 9,0 por ciento en 2020.

El superintendente reconoció que la pérdida de la estabilidad en el empleo, el cierre de empresas y la contracción económica generan un factor de incertidumbre que ha sido identificado por un equipo de analistas de la SPB.

Sobre la base del documento, sostuvo que “al inicio de la crisis del Covid-19 uno de los problemas centrales que motivo la preocupación del ente supervisor y las autoridades de política pública, era la potencial presión sobre la liquidez del sistema bancario, en ausencia de un prestamista de último recurso”.

El informe de la SBP admitió que “si bien los bancos tienen una posición de liquidez sólida al inicio de la crisis, los efectos y presiones de la economía real suponen una presión fuerte sobre la liquidez que puede gravitar durante todo este proceso”.

Castillo reafirmó anteriores declaraciones en las que ponderó la línea de crédito que estableció el Gobierno panameño con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por el orden de 515 millones de dólares, que equivale a un respaldo al sistema bancario ante cualquier contingencia eventual que resulte de la desaceleración de la economía.

El superintendente precisó que el recurso previsto “no es un fondo de salvataje. No es un fondo de capital de trabajo”. Adujo que “es un fondo de liquidez para asistir en la eventualidad que existan necesidades transitorias de liquidez”, para afrontar situaciones difíciles en las que influye la pandemia.

Asimismo, validó las declaraciones del presidente de la República, Laurentino Cortizo, quien en un mensaje a la nación dijo que se mantiene el compromiso de todos los bancos de que ningún panameño perderá su casa en 2020, por retrasos en pagos de los préstamos hipotecarios. Adujo que no se ejecutarán garantías hipotecarias residenciales de clientes afectados cuyos préstamos hayan sido prorrogados por hechos relacionados al Covid-19.

Como resultado de las medidas de alivio financiero previstas en el Acuerdo 2-2020, los bancos en Panamá modificaron las condiciones de una porción de la cartera de préstamos, y debido a la realidad e incertidumbre económica, la SBP evaluará los hechos recientes sobre la situación de los bancos y la economía nacional para ponderar si se requieren nuevas medidas aplicables al sistema.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here