Catedrática Amelia Márquez defiende derecho a la educación superior

0
391
Amelia Márquez de Pérez pronuncia un discurso en el Paraninfo Universitario.

(Redacción de Bayano digital)

La catedrática Amelia Márquez de Pérez, Premio Universidad de Panamá 2022, instó al gobierno a tender la mano a la juventud estudiosa, a través de adecuados presupuestos, y criticó los recortes oficiales que limitan la enseñanza superior en este país. 

Márquez dijo el viernes tras recibir el Premio en una ceremonia en el Paraninfo Universitario, que “las universidades están llamadas a protagonizar un papel estratégico en el desarrollo de los países”, por lo que es necesario privilegiar su crecimiento y desarrollo.

“Estudiamos permanentemente para poder ejercer una docencia que promueva una educación superior de calidad, científica, democrática y ética, con miras a forjar una juventud profesional con las debidas capacidades y herramientas que contribuyan a modelar un país soberano y a promover el desarrollo humano y la justicia social“, remarcó en su discurso.

En ese sentido, señaló que en este tercer milenio de la civilización, la educación superior todavía constituye un privilegio, a pesar de las políticas de apertura de las universidades públicas.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), para el año 2017, poco antes del inicio de la pandemia, la matrícula universitaria, distribuida entre todos los centros privados y públicos, sólo alcanzaba el 16 por ciento de la matrícula total del país, ni siquiera una quinta parte.

La catedrática advirtió que si el dato se comparase con los grupos edad que quedaron a medio camino, el porcentaje se reduciría aún más. “De allí, que tanto la UNESCO como muchos de los estudiosos del tema universitario, coinciden en que todavía hay mucho camino que recorrer para democratizar la educación superior“, subrayó.

Márquez abogó por una educación superior que promueva tres aspectos fundamentales:

1. El debate abierto y profundo de los problemas nacionales para obtener soluciones creativas y funcionales como resultado de la confrontación de ideas;

2. El fomento del pensamiento crítico para la formación del talento humano en el marco del desarrollo sostenible, científico y tecnológico, y

3. El respeto por la diversidad y la inclusión social, sustentada en valores éticos

La oradora aclaró en su intervención que, “desafortunadamente, la visión limitada de quienes manejan las asignaciones presupuestarias en Panamá, parece desconocer las tendencias y la dinámica de la sociedad del conocimiento y de la información, así como la evolución de las universidades“.

Al respecto, resaltó que “no se debe desconocer que todavía persiste entre algunos poderes fácticos influyentes, la visión de que los hijos del pueblo tienen la obligación de servir y no tienen derecho a aspirar a una educación universitaria“, ya que esta última, está reservada para las élites.

Márquez sostuvo que pese a las duras pruebas, obstáculos y adversidades que han restringido su proyección, “la Universidad de Panamá ha demostrado ser una organización resiliente.

Añadió que “aún con las limitaciones de recursos económicos, ha venido avanzando un esfuerzo generacional y democratizador permanente para cumplir las disposiciones de la Ley 24 de 14 de julio de 2005, en la que se establece que la Universidad, al estar al servicio de la Nación panameña, está inspirada en los más altos valores humanos y dedicada a la generación y difusión del conocimiento, la investigación, la formación integral y tecnológica, dentro del marco de la excelencia académica, con actitud crítica y productiva“.

El rector de la casa de estudios superiores, el Dr. Eduardo Flores Castro, elogió el currículum de la ganadora del premio en 2022 y reconoció que en los 87 años de funcionamiento de ese centro de enseñanza fueron firmados 300.000 profesionales en 170 carreras. Además, la Universidad cuenta con 120 programas de maestría y 12 doctorados.

Flores precisó que Márquez asumió con gallardía y entereza la presidencia de la Asociación de Profesores de la Universidad de Panamá (APUDEP), en el período post invasión de Estados Unidos a este país, y dirigió con extraordinaria capacidad el Observatorio para el Seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una estructura clave para la creación de vínculos con centros de investigación.

“Usted encarna lo mejor de la Academia”, manifestó Flores al referirse a la homenajeada, quien recibió una ovación de profesores, estudiantes y administrativos que participaron en el acto solemne y reconocieron su trascendencia nacional.

Por su parte, el presidente de la APUDEP, José Álvaro, resaltó el firme compromiso patriótico de Márquez, quien durante su vida académica ha contribuido a la sociedad del conocimiento y a la formación de jóvenes con elevada conciencia crítica.

Álvaro reconoció la habilidad de la docente para sortear los obstáculos creados por fuerzas oscuras y antidemicráticas empeñadas en desmovilizar y desarticular a la APUDEP, que hoy ha crecido en prestigio y poder de convocatoria en defensa de la educación superior.

Además de educadora, Márquez posee una impresionante hoja de servicios en el sistema de Naciones Unidas y en el diseño de programas a favor de los derechos económicos y sociales, y de lucha contra la pobreza y la inequidad en América Latina.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here