Caso Martinelli: Revictimización de las personas espiadas

El fallo de los jueces solamente consideró la adulteración del proceso que afectaron a Martinelli, perpetrado por la “policía política” del ex presidente Juan Carlos Varela.

0
243
Espionaje de la intimidad

Caso Martinelli: Revictimización de las personas espiadas

Por Cecilio E. Simon E.
Redacción de Bayano digital

Se denomina revictimización a la afectación de los derechos de las personas por un supuesto perpetrador inicial, que es favorecido por un sistema judicial colapsado. La cuestionada aplicación de Justicia en Panamá, en circunstancias que la duda razonable, benefició Ricardo Martinelli que supuestamente violentó los derechos de sus víctimas. 

Recordamos las ostentosas confesiones públicas, cuando el ex presidente Martinelli, vociferó ante los medios de comunicación al final de su mandato, meses antes de sentarse en el banquillo de los acusados para rendir cuenta a las personas afectadas con el espionaje telefónico que instauró en el país:

“Yo si tengo el dossier y el pedigree, pues sé que ha hecho todo el mundo”. (El Siglo 13 de mayo de 2014)

¿Qué es la revictimización?

La revictimización se produce cuando los derechos a una persona están expuestos a la experiencia derivada del delito inicial, y luego es sometida a sufrir la afectación de sus derechos en una segunda instancia que los victimiza nuevamente. En el llamado “sistema penal garantista”, la actuación negligente de los agentes policiales, judiciales y fiscales favorece al supuesto perpetrador primario y subordina los derechos de las víctimas.

Espionaje de la intimidad

Las abundantes pruebas documentales y testimoniales desechadas por los jueces del Sistema Penal Acusatorio (SPA), revictimizan a quienes se atrevieron a denunciar los desafueros del supuesto perpetrador inicial.

En este contexto el principio “a confesión de parte, relevo de pruebas” no favoreció a las víctimas, por el contrario, el llamado “sistema penal garantista” dio como resultado un fallo de “no culpable” y liberó a Ricardo Martinelli por la duda razonable y, con él, la doble victimización o revictimización que quienes fueron vejados incluso por un sistema de espionaje a la intimidad de las alcobas.

El fallo de los jueces solamente consideró la adulteración del proceso que afectó a Martinelli, perpetrado por la “policía política” del ex presidente Juan Carlos Varela, en el Consejo de Seguridad Nacional denominado por la periodista Adelita Coriat “procuraduría paralela”.

Los jueces no consideraron el cable de WikiLeaks, que filtra la comunicación 221878 de la Embajada de Estados Unidos en Panamá, clasificada como secreta, en el que se informa al Departamento de Estado del interés del presidente Martinelli de interceptar las comunicaciones de sus oponentes políticos, con los equipos de la Agencia Antidrogas (DEA), de Estados Unidos. (Las revelaciones de WikiLeaks).

ID: 221878
Date: 2009-08-22 14:46:00
Origin: 09PANAMA639]
Source: Embassy Panama
Classification: SECRET//NOFORN

Según el cable filtrado por WikiLeaks, el ministro de la presidencia Demetrio Papadimitriu afirmó, en una reunión con personal de la DEA en la Embajada de Estados Unidos, que Martinelli cree que no está obteniendo información adecuada de los servicios de seguridad de Panamá para contrarrestar esas amenazas potenciales (de sus adversarios políticos), y que esperaba obtener una mayor comprensión mediante el establecimiento de un programa de escuchas telefónicas.

Los juzgadores tampoco tomaron en consideración las abundantes evidencias presentadas por las víctimas y la fiscalía de la documentación interceptada, las grabaciones de voces y los videos recabados con el sistema de espionaje israelí, en el Consejo de Seguridad Nacional dirigido por Ricardo Martinelli , comprado con fondos del Programa de Ayuda Nacional (PAN), llamado popularmente “maquinas pinchadoras”.

Revictimización continuada

La politización del proceso por parte del ex presidente Varela y su “policía política” condujo a un fallo “no culpable” que subordina el derecho de las víctimas afectadas, a las de Martinelli, el supuesto perpetrador inicial que confesó en el ámbito público y privado su interés de espiar a sus adversarios.

De victimario, ahora se presenta a Martinelli como la víctima. Sus mensajes políticos viajan a través de “call centers” (centros de llamadas), en las redes sociales y los poderosos medios de comunicación de su propiedad. Sin duda, esas actividades contribuyen a deteriorar la institucionalidad, sobre todo la del sistema judicial, arremeten contra la honra de víctimas amenazadas con demandas en los tribunales luego de un largo juicio y favorece el liderazgo político de oposición del ex presidente.

Sin duda, el país es escenario de una revictimización reiterada de un sistema judicial colapsado y de un supuesto perpetrador inicial que vulneró el derecho a la intimidad de quienes fueron espiados con el equipo de intercepción telefónica adquirido en Israel.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here