Carta al presidente Laurentino Cortizo para que asuma su liderazgo

Bayano digital incluye en esta sección una carta suscrita por el pensador político Ramiro Vásquez Ch, que fue remitida al presidente de la república, Laurentino Cortizo, en un intento dirigido a que el mandatario asuma de forma correcta el poder que le confirió en las urnas el pueblo panameño y contribuya a encontrar los caminos que ayuden a reactivar la economía y la seguridad social en Panamá el día después del final de la pandemia.

0
3440
La fuerzas de Seguridad en Panamá han realizado miles de detenciones en cuarentena. (Foto: AFP).

Por Ramiro Vásquez Ch.

Señor presidente:

Saludos. Su última intervención en la que anuncia decisiones en el manejo económico, me sacó del sopor en el que regularmente escucho y veo la televisión. Obviando sus referencias a los “nobles” banqueros quisiera pensar que es un tema de cortesía, se refirió a la creación de una comisión económica y anunció la contratación de INDESA para participar en ella.

Los directivos de esa empresa son los negociadores de los hombres de dinero y son considerados como un equipo centrado, pero, además, de suponer ser ellos el aparato gestor ideológico de esa clase. La incapacidad de la vocería de los gremios empresariales fue resuelta con la presencia de INDESA.

O sea que, en la práctica, esa comisión será una mesa de negociación entre los representantes designados del sector financiero y el gobierno, cuya composición incluirá a figuras económicas vinculadas políticamente al Partido del Ejecutivo y un grupo de tecnócratas quienes se sienten cómodos con la presencia de INDESA. Lo que no está claro es la participación del movimiento social organizado. Quedaron fuera muy buenos pensadores del campo de la economía social y política de la escuela de Milton Friedman, que le hubiesen servido para proteger sus ideas y desarrollarlas con elocuencia. Faltó una muestra de una decisión incluyente y propositiva.

Hasta allí, como entiendo yo y muchos otros también entienden, la movida en la composición formal de dicha comisión. Creo que será una negociación compleja, salpicada de algunas invenciones de los tecnócratas, pero que tendrá un problema: ¿Cómo vender sus conclusiones a una sociedad que espera se produzcan serias rectificaciones en el plano del modelo económico? En las últimas semanas, ya INDESA había adelantado su pensamiento ‒en la TV‒, sobre lo que está ocurriendo, las alternativas cautelosas del sistema, los planes para apuntalar el modelo agotado y la ejecución de un vigoroso programa de inversión para levantar el consumo y obras asistencialista para las micro, pequeñas empresas.

Parece que en ese plano superior no habrá dificultades. El borrador de INDESA tendrá sus efectos en las partes volcadas a una negociación. Pero, en la práctica, hay otra situación. Lo primero que tenemos que analizar, es la realidad internacional y de qué manera impactará en nuestra economía, debido a los propios niveles de dependencia.

Entender lo que está pasando en el mundo, debe servir para producir cambios importantes en nuestra forma de ver la economía. Son temas que escapan de nuestras voluntades. Ese instrumento nos permitirá, luego, abrir eso que llamamos la economía real, para no quedarnos en el lenguaje macroeconómico que no toca el factor humano y sólo beneficiará a un minúsculo grupo social.  Está la economía transitista, la financiera, comercial, la agropecuaria-industrial, la micro y pequeña empresa y la informal. Aquí hay puntos que no se pueden negociar, pues de ello depende la gobernabilidad del país y la oportunidad de empujar un poco el desarrollo y abordar temas sensitivos y urgentes, como son la Salud y la Educación.

El modelo de especulación despilfarradora, agotado, se estrelló en nuestro rostro. Una Salud Pública reducida a su mínima expresión, con una ausencia de la Salud Preventiva y una dilapidación de sus recursos, con una casta atrapada por las ambiciones económicas. Hay una Educación incapaz de manejarse en la coyuntura y una plataforma económica ya acabada, sobre la que no pueden ser construidas soluciones sociales. Y, sobre todo, persiste una sociedad que se resiste al cambio por miedo a los riesgos y las amenazas de ceder parte de sus espacios. Pero la vida continua.

Tengo la sensación que se ha ido debilitando el trabajo de masas y sustituyendo por un frío plan de propaganda en los grandes medios. Es un grave error estratégico. Alejarlo de la relación humana, no es casual. Es alejarlo de una relación de inclusión, de compromiso humano, de movilización social, de organización alrededor del dirigente, de mirar las pupilas para quedar dependiente de los cortesanos y los operadores de imagen. Tengo 60 años de ver, vivir y usarlo ocasionalmente para el control de quien tiene en sus manos el poder de las decisiones. Esta pandemia dio las posibilidades de rescatar la relación entre el gobernante y su población. Está perdiendo esa oportunidad.

No olvidemos que su llegada a la Presidencia es el resultado de un agotamiento de las fuerzas del capital que tienen diez años de estarse disputando su hegemonía de clase. Esta confrontación no se ha resuelto. Hay una década de especulación despilfarradora y desmantelamiento de los servicios públicos. Era impensable volver a repetir un tercer quinquenio. Entonces, decidieron crear un complejo entramado para que el resultado fuera pírrico. Paralelo a ello, sembraron muchas dudas en el futuro del gobierno. Sus voceros en los gremios de ejecutivos y empresarios y en el capital financiero, eran retadores, agresores y humilladores. Para ellos, se trata de un gobierno de transición quinquenal. Fuera del ambiente histriónico de la comisión se va moviendo una sociedad afectada económicamente, psicológica, en una salud física y espiritual cargada de inseguridad, de miedos y temores, por cómo abordaremos el “día después”.

Como bien señaló en su editorial del 4 de abril el Financial Times, destacado periódico liberal, pero inteligente: “Se requieren reformas radicales para forjar una sociedad que funcione para todos. La pandemia de coronavirus ha expuesto la fragilidad de la economía en muchos países….ha inyectado una sensación de solidaridad en sociedades polarizadas…también arrojan una reveladora luz sobre las desigualdades existentes e incluso crean otras nuevas desigualdades”.

En esa comisión, las reglas del consenso deben ser promulgadas. Estamos tocando las sagradas leyes del mercado y sus sueños. No es una comisión para ver cómo vamos a repartirnos los inmensos recursos conseguidos. Es una redefinición de la legitimidad en la búsqueda de un nuevo equilibro de poder. Tenemos a nuestro favor la situación mundial y los cambios de paradigmas. Vendrán políticas transformadoras que “deben potenciar las tendencias avanzadas en el sentido común”. (Kissinger).

Por nuestra parte, debemos que tener claro que uno de sus objetivos es lograr un compromiso de los dueños del dinero en el desarrollo nacional. Pieza importante en este escenario será la transparencia. Que la sociedad siga los pasos por dónde irá la solución financiera, los compromisos laborales, las compensaciones, la reactivación general de la sociedad. El contralor general de la república no puede seguir oculto. Debe salir a cumplir su deber fiscalizador. Los alcaldes de los principales centros urbanos han desaparecido del deber y los compromisos.

El 16 de diciembre de 1969, Omar Torrijos descendió de una aeronave en la ciudad de David y con las pequeñas unidades del cuartel de David inició su marcha hacia la capital. En la temprana mañana del día siguiente, el patio del Cuartel Central se hallaba una compañía reforzada al mando del oficial Nezen Franco, en posición de firme con todos sus arreos de combate. La orden impartida a Franco: salir a enfrentar a Torrijos y detenerlo a como diera lugar. El oficial estuvo recorriendo las filas alineadas de sus tropas, mientras recibía los partes del avance de Torrijos; las tomas de los cuarteles, la salida de las poblaciones al paso de su pequeño contingente. Cuando Nenzen Franco recibe la última información, estando Torrijos, ya, en la provincia de Panamá, éste pasa revista a su tropa por última vez y desaparece en los pasillos del cuartel y, con ello, de la historia.  Son momentos de audacia y decisiones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here