Brigadas médicas cubanas en Italia, puentes de colaboración científica

0
41
Brigada de médicos cubanos en Italia.

Por Silvia Martínez
Corresponsal Jefe de Prensa Latina en Italia

Roma, 25 feb (Prensa Latina) – Pasa el tiempo y estremece aún la imagen de un convoy de camiones militares que transportaban decenas de ataúdes desde Bérgamo a incineradores de otras ciudades italianas el 18 marzo de 2020.

Triste mensaje al mundo de la tragedia en la cual estaba sumida Italia, azotada, como ningún otro país entonces, por la emergencia sanitaria devenida rápidamente pandemia.

Cuatro días después de tan impactante escena llegó a Crema una brigada de 52 colaboradores cubanos de la salud en respuesta a la solicitud del gobierno de la región de Lombardía, gestión en la cual desempeñó un rol importante la Asociación Nacional de Amistad Italia-Cuba (Anaic).

Los 36 médicos, 15 enfermeros y un especialista en logística, miembros del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, laboraron durante dos meses en un hospital de campaña construido en los predios del nosocomio principal de la ciudad.

Vacuna cubana abre nuevos caminos de colaboración con Italia

La alcaldesa, Stefania Bonaldi, destacó en declaraciones a Prensa Latina la manera en que la epidemia se abalanzó sobre aquella localidad de unos 34 mil habitantes, tras la aparición del primer brote en la vecina Codogno, el 21 de febrero.

Ello “generó en las semanas sucesivas una grandísima carga sobre el hospital y una alta tasa epidemiológica en el territorio”, hasta convertir a la provincia de Cremona en la de mayor densidad de contagiados del país, con un promedio de 1,44 por cada cien habitantes.

La ayuda cubana llegó en «un momento de inaudita incertidumbre y peligro» y resultó «una medicina eficaz», expresó Bonaldi sobre el arribo de los galenos, al tiempo que reconoció la insostenible situación de un “hospital sitiado”, sin poder dar respuesta a la cantidad de enfermos.

Los médicos cubanos, sostuvo, fueron el motor de una recuperación porque su ayuda suscitó actitudes de mayor positivismo, solidaridad y cercanía. “Eran muy tranquilos y acostumbrados a gestionar emergencias, extremadamente serenos y pacíficos, nunca perdían los estribos”.

Dos meses después, en la céntrica plaza de la catedral de Crema, en la despedida de los colaboradores, Bonaldi, les dijo a todos: «Fuimos náufragos y nos socorrieron sin preguntarnos el nombre ni la procedencia. Tras meses de luto, angustia y dudas ahora vemos la luz».

Emanuela Nichetti, secretaria de Cultura y Turismo del municipio, en diálogo telefónico con Prensa Latina expresó: “nos sentimos aliviados cuando llegó la brigada médica cubana” porque “estábamos al límite de nuestras fuerzas”.

Igualmente, las autoridades lombardas y, en especial, el gobernador, Attilio Fontana, apreciaron la ayuda brindada por los profesionales antillanos de la salud “en una situación tan difícil”.

Un gran sí a vacuna de Cuba

«Fueron los primeros en acoger nuestra petición de ayuda y los últimos en volver a casa. Gracias», escribió Fontana en la red social Facebook.

Algo similar ocurrió en Turín, en la vecina región de Piamonte, a donde arribaron el 13 de abril del mismo año 21 médicos, 16 enfermeros y un coordinador logístico durante el peor momento de la pandemia, a un hospital temporal acondicionado en un emblemático complejo cultural.

El entonces embajador de Cuba en Italia, José Carlos Rodríguez, explicó que esa “nueva acción de colaboración cubana con Italia” respondió “a una solicitud del presidente de la Región Piamonte, Alberto Cirio”, a partir de la positiva experiencia de la otra brigada.

Todo ello explica el criterio de muchos de que los lazos aún más estrechos entre Italia y Cuba y, particularmente, entre la isla y la región de Piamonte, tienen su génesis en las brigadas médicas.

Así nació un vínculo más estrecho, consolidado ahora con Soberana Plus Turín, un estudio clínico conjunto entre el Instituto Finlay de Vacunas, de La Habana, y el Hospital Amedeo di Savoia, de la ciudad capital de Piamonte.

En la gestación y organización del proyecto desempeñó un papel relevante la Agencia para el Intercambio Cultural y Económico con Cuba (Aicec), en coordinación con las embajadas de Italia en La Habana, y de Cuba en Roma.

A punto de concluir el ensayo, Prensa Latina entrevistó al director de la Empresa Sanitaria Local Ciudad de Turín, Carlo Picco, quien rememoró la llegada del contingente de colaboradores en el período más difícil de la pandemia.

El arribo del contingente cubano está ligado al período más crítico de la primera fase pandémica, teníamos una situación muy importante en la ciudad con nuestros hospitales ocupadísimos para enfrentar este evento y se pensó en activar un hospital temporal en un lugar simbólico, apuntó.

Sin embargo, acotó, en aquel momento, un poco por el contagio, un poco por la necesidad de desplegar nuevos recursos, no teníamos suficiente personal para su funcionamiento.

La presencia de la brigada cubana fue una “carta vencedora” para abrir el hospital, construido en una semana con “un alto nivel tecnológico” y “mucho valor simbólico y arquitectónico”, manifestó.

El nosocomio provisional de 92 camas, incluidas cuatro de terapia intensiva, fue acondicionado en un área del otrora complejo industrial Oficina Grandes Reparaciones (OGR), devenido en 2017 un centro para la realización de eventos y espacio para el arte y la cultura en general.

Picco destacó la sinergia lograda entre los profesionales cubanos y turineses, integrados rápidamente para “curar alrededor de 150 pacientes y recuperarlos en un ambiente y un espíritu de cooperación verdaderamente particular, multinacional”.

“La sinergia, colaboración, el tejido de vínculos, si queremos la recíproca simpatía y confianza nacida de esa cooperación en el OGR permitió desarrollar las relaciones también científicas entre los dos países”, subrayó.

Nosotros, dijo, estamos con gusto abiertos a apoyar el estudio relativo a una vacuna cubana de manera conjunta con el Hospital Amedeo di Savoia, cuyos resultados serán “seguramente positivos y confortantes” respecto a la eficacia del preparado.

El principal dirigente del sector turinés de la salud valoró que Italia está ahora en un contexto epidemiológico de rápido descenso del pico pandémico, en el cual consideró necesario y más importante que nunca mantener elevada la guardia, incluso sobre la cobertura vacunal de la población.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here