Brasil reabre las puertas a los médicos cubanos para hacer frente al coronavirus

0
257
Estación de trenes en Río de Janeiro, Brasil, 17 de marzo de 2020. Ricaerdo Moraes / Reuters

Luna Gámez
RT | 18 mar 2020 |

El Ministerio de Salud brasileño anunció este lunes día 16 que los médicos cubanos que residen en Brasil podrán ser recontratados en un intento de contingencia urgente de la expansión del coronavirus. Esta vez, sin pasar por acuerdos de cooperación institucional con el Gobierno de Cuba, a diferencia del resto de países del mundo que están recibiendo la ayuda de personal sanitario cubano por medio de acuerdos con el gobierno de la isla.

Las autoridades sanitarias de Brasil confirman que ya hay 350 brasileños contagiados, 18 de ellos son miembros del gabinete presidencial de Jair Bolsonaro que viajaron en su comitiva a Estados Unidos la semana pasada. Entre ellos destaca Augusto Heleno, ministro de Seguridad Institucional y mano derecha del presidente.

Frente a la ausencia de personal sanitario suficiente para atender la demanda creciente de atención médica en Brasil, el Sistema Único de Salud (SUS), servicio de sanidad público brasileño, recibirá el refuerzo de 5.811 médicos y médicas que deberán pasar por un rápido proceso de selección para incorporarse a los puestos en abril con un salario de 12.000 reales (2.142 euros). Según informan las autoridades sanitarias, se lanzarán tres convocatorias públicas en las que se dará prioridad a los médicos brasileños y, posteriormente, se aceptarán las candidaturas de los médicos cubanos para ocupar los puestos que queden vacantes.

«Estos 5.000 médicos que serán llamados van a ir a los servicios de atención primaria de todo el país. Y vamos a hacer más que eso, a partir de mañana (lunes 16 de marzo) vamos a llamar a todos los médicos cubanos que estaban trabajando en el programa inicialmente», declaró Juan Gabbardo, secretario ejecutivo del Ministerio de Salud de Brasil, en entrevista este domingo al canal GloboNews, haciendo referencia a los profesionales cubanos que fueron dados de baja tras la anulación en noviembre de 2018 del programa de cooperación Más Médicos entre Brasil y Cuba. Gabbardo además anunció que los estudiantes de medicina que hayan superado el sexto año de estudios también serán demandados así como una parte del personal sanitario jubilado.

Solo a lo largo del lunes, primer día de inscripción, más de 4.000 profesionales de la salud ya se habían inscrito en el programa. No obstante, la permanencia de muchos de los médicos brasileños en los puestos otorgados podrá depender del enclave geográfico otorgado. Debido al alto rechazo de muchos profesionales sanitarios brasileños para trabajar en los centros sanitarios de poblaciones más aisladas o vulnerables, Dilma Rousseff firmó un acuerdo con Cuba en 2013, y que entró en vigor al año siguiente, para que fuesen los médicos y médicas cubanas quienes garantizasen la atención sanitaria pública en estos lugares remotos. Gracias a este acuerdo, durante cuatro años casi 4.000 ciudades fueron atendidas por un cubano o cubana, 700 de estas localidades no habían tenido nunca un servicio médico público.

Bolsonaro, que era crítico con el programa desde su posición como diputado, anunció ya en su campaña electoral a la Presidencia que el personal cubano podría estar en Brasil para formar «núcleos de guerrilla» de izquierda, afirmando: «Vamos a expulsar con revalida a los cubanos de Brasil». Poco después de ganar las elecciones, en noviembre de 2018, Bolsonaro confirmó la demanda de revalidar el diploma de medicina para la población cubana desplazada, así como la exigencia de pago directo del salario sin pasar por el acuerdo de cooperación establecido con el gobierno de la isla y con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este anuncio provocó la ruptura inmediata del programa Más Médicos.

De los 8.517 médicos y médicas cubanos que perdieron sus puestos y fueron instados a abandonar el país, 1.800 se quedaron en Brasil aunque sin poder ejercer su profesión. Estos profesionales hoy podrían ser reincorporados al SUS, sin necesidad de acuerdo con el Gobierno cubano y sin exigencia de revalidar su diploma, según ha confirmado el Ministerio de Salud, debido a la urgencia sanitaria.

La sanidad brasileña tenía deficiencias desde la anulación del acuerdo médico con Cuba

De entre los más de 8.000 puestos que quedaron vacantes a finales de 2018, 7.000 se cubrieron con profesionales brasileños, no obstante 2.000 de los recién contratados desistieron a los tres meses del ejercicio de sus labores por la distancia geográfica y/o por las condiciones de vida de los lugares donde habían sido asignados. Otros 3.000 de los recién contratados eran profesionales que ya formaban parte del SUS y migraban de un puesto a otro, dejando su anterior plaza vacante.

Esto provocó un agujero de cobertura médica que perdura hasta el día de hoy. La sanidad pública brasileña enfrenta desde hace más de un año las consecuencias de la saturación de los servicios de salud, así como de desafiadoras lagunas de desatención médica en las áreas más aisladas del país. Por este motivo, ya en febrero de este año, el Ministerio de Salud brasileño anunció que aceptaría la entrada de los médicos cubanos que ya habían trabajado previamente en el SUS y que se quedaron como residentes en Brasil. Esta urgencia se suma ahora a la creciente preocupación por el contagio del coronavirus en Brasil, el país de América Latina con mayor número de casos. «En el transcurso de la enfermedad perdemos médicos. Aunque los síntomas que presenten sean leves, (el personal sanitario) debe aislarse para no transmitirlo a sus pacientes», afirmó Gabbardo.

Los médicos cubanos que permanecieron en Brasil y que llevan más de un año sin poder desempeñarse en su profesión y buscaban alternativas en otros sectores, esperan ser contratados directamente por el Gobierno brasileño. «Somos libres y como tal no tenemos que pedirle permiso a nadie para ayudar en estos momentos que el mundo necesita de nosotros», afirmó Eduardo Herrera, en entrevista a la Radio Televisión Martí. Herrera fue además precursor del envío de una misiva a todas las embajadas brasileñas en el mundo para ofrecer sus servicios como profesionales sanitarios. «Estamos brindando nuestra colaboración como médicos independientes del Gobierno cubano a todo país que se encuentre sufriendo cualquier situación en la que requiera de la actuación de profesionales de la salud comprometidos y formados», dispone la carta.

A pesar de la oposición que demuestran la mayoría de los médicos cubanos que residen en Brasil contra el gobierno de la isla, la decisión de integrar a los médicos cubanos de nuevo en el SUS no proviene del Gobierno central de Bolsonaro, sino del Congreso Nacional. Es este un diferencial relevante en un momento de crisis política interna en el que el propio presidente brasileño está cuestionando la necesidad de la Cámara Baja, así como la efectividad de la separación de los tres poderes del Estado.

Los médicos cubanos, más demandados que nunca en todo el mundo

Venezuela, uno de los países donde trabajan de forma estable más médicos cubanos, recibió este domingo una comisión especial del Ministerio de Salud Pública de Cuba para «evaluar el nivel de preparación y protección de nuestros cooperantes e intercambiar las experiencias (…) para la protección del pueblo venezolano», según explicó el cubano José Ernesto Betancourt Lavastida, director de Defensa Civil del Ministerio.

Nicaragua también recibió este miércoles los refuerzos puntales de la Brigada Médica Cubana, proyecto de cooperación sanitaria para momentos de crisis, con el objetivo de enfrentar la pandemia mundial de coronavirus. Varios países del Caribe también solicitaron refuerzos del personal sanitario cubano. Jamaica ha anunciado que recibirá 21 enfermeros de Cuba la semana que viene y que espera 100 profesionales más, aún al aguardo de confirmación.

Ya en Europa, gobiernos como el de Lombardía, región norteña de Italia, han convocado plazas para médicos y médicas extranjeros, entre ellos los procedentes de Cuba. En los hospitales italianos también están colaborando nueve médicos chinos. El gobierno del primer país afectado por el coronavirus, pero que ya comienza a mostrar una reducción en el número de personas contagiadas, también está colaborando con mascarillas o reactivos, entre otros productos, según confirmó en un tuit la Embajada e China en España. El material sanitario está siendo destinado prioritariamente a Italia y España, los dos países europeos más afectados por la pandemia hasta el momento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here