SEGÚN INFORME DEL FMI LOS ANCIANOS SON UNA AMENAZA PARA LA ECONOMIA

    4
    200

    Por: Fabríz’zio Txavarría Velázquez

    Washington-EUA-AGPROG(07-07-2015).-De acuerdo a un informe financiero del FMI, sacado a la luz recientemente, en él se revela el establecimiento de políticas drásticas de shock draconianas dentro de los estados y principalmente afectando a los sectores sociales débiles y en este caso al sector de los más ancianos, con el único objetivo de quitar esta responsabilidad social a los estados y disminuir o anular una vez más las políticas y gastos sociales, en favor una vez más de las corporaciones.

    Las críticas no se han hecho esperar principalmente en Europa, donde el FMI empieza a imponer políticas económicas impopulares, afectando a las clases más desposeídas. En este caso el número tres de Podemos y líder popular ha vuelto a recabar la atención de los medios de comunicación en defensa del pueblo y de las clases más humildes de Europa. Así, durante su intervención en un mitin celebrado en Linares (Jaén) este lunes. Juan Carlos Monedero se dirigió directamente a la directora y Presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y miembro de la Troika que maneja el sistema bancario Europeo, Christine Lagarde, con estas palabras: ¡Danos el ejemplo y muérete!”. Tras enfatizar el papel de los pensionistas durante la crisis, el dirigente de Podemos criticó, desafiante, que Lagarde había puesto en duda la sostenibilidad de las pensiones por parte de los estados. En concreto, Monedero señaló lo siguiente: “¡Qué vergüenza! La responsable del FMI Fondo Monetario Internacional, ¿recordáis?, que dijo: Es que hay un problema muy serio. Es que ahora la gente vive mucho. ¡Pues danos el ejemplo y muérete tú si consideras que esa es la solución!”. En alusión al documento del FMI.

    De este modo, daba a entender que Lagarde apoya una reducción de la esperanza de vida en los países desarrollados, defendiendo así que la gente mayor se muera antes, para así ahorrar costes en las pensiones. Lo que busca el FMI desde un inicio es la necesidad de emprender profundos recortes sociales para garantizar sus arcas en los bancos. En resumen quitar el dinero a los pobres, clases humildes y ancianos, asignándoselos a las oligarquías bancarias. Haciendo más ricos a los ricos y sus corporaciones y más pobres a los pobres. Lo más grave es que el FMI en un informe que se publicó analiza el denominado “riesgo de longevidad de la población”, en donde se identifica como una amenaza el vivir más de lo esperado, como un serio riesgo sobre las finanzas de las corporaciones y los bancos, recomendando ciertas medidas estructurales severas.

    El español y miembro también del FMI José Viñals explicó que “si el promedio de vida aumenta tres años más de lo previsto para 2050, el coste del envejecimiento -que ya es enorme para los Gobiernos, las empresas, aseguradoras y particulares aumentaría un 50%” en las economía avanzadas, tomando como referencia el PIB de 2010, mientras que en los países emergentes, ese coste adicional sería del 25%.

    Todo ello se traduciría en mayores niveles de deuda pública y una menor solvencia de las entidades aseguradoras. Lo que se interpretaría en más dinero para el área social y menos dinero para los Bancos. Por ello es necesario reducir la esperanza de vida de los ancianos y de los de escasos recursos.

    Viñals, por su parte, indicaba al respecto lo siguiente: “Vivir más, conlleva un riesgo financiero importante principalmente para los Bancos. Nos va a costar más como individuos, a las corporaciones y a los Gobiernos. Por eso debemos preocuparnos ahora por los riesgos de la longevidad, para que los costes no nos atosiguen en el futuro”. Por ello, para mitigar o neutralizar los efectos financieros del riesgo de longevidad, el FMI propone, entre otras medidas de shock aumentar drásticamente la edad de jubilación obligatoria y la voluntaria. Las contribuciones a los planes de jubilación con incrementar los recortes de las prestaciones sociales”.

    Otro que recomendó políticas de shock sociales muy fuertes fue el ministro de Finanzas japonés, Taro Aso, firme discípulo del FMI e instituciones bancarias corporativas capitalista liberales, quien afirmó que el problema del sustancial aumento del gasto destinado a pensiones públicas “no se resolverá a menos que les des prisa a morirse a los ancianos”, esto en referencia